ALAVÉS - REAL MADRID

Deyverson: "Me encanta Rodrygo, va a llegar muy lejos"

El delantero brasileño del Alavés, amigo de Neymar y Militao, confía en dar la sorpresa ante los blancos. Está orgulloso de sus orígenes humildes y sufre cuando ve a la gente desgraciada.

Deyverson: "Me encanta Rodrygo, va a llegar muy lejos"
Alaves DIARIO AS

Deyverson Silva (Santa Margarida, Brasil, 29 años), ahora de rubio, es la alegría hecha persona. Cumple su segunda etapa en Vitoria, y fue muy bien recibido por su fogosidad sobre el campo, donde no se deja nada. Es más que un delantero: un jugador que apoya mucho enganchando desde atrás y va genial por arriba. El punta brasileño cubre su segunda etapa en el Alavés. Representa la eterna sonrisa. 

¿Qué tal todo por Vitoria? Un destino ya conocido.

Muy contento. Nunca te acostumbras al frío, y lo hace bastante. Pero a gusto con el cariño del club.

Ha llegado Abelardo. ¿Será la solución a todos los males?

No lo conocía. Solo cuando nos enfrentamos con el Levante al Sporting. Por la calle y en el vestuario los que le conocen hablan muy bien de él, dicen que es cercano, lo estoy comprobando.

Cuando se presentó en esta segunda etapa dijo que es mucho más maduro.

¡Claro! Tengo dos hijas y se quedan con todo lo que hago, debo dar ejemplo. Mi cabeza está más centrada.

Nunca esconde que sus orígenes humildes en Santa Margarita han marcado su vida.

Por supuesto. Nunca olvidas esos momentos. En otro sitio las condiciones de vida habrían sido mejores. Yo vendía agua o pasteles en la playa para sacar un dinero. En mi corazón esos instantes permanecen imborrables.

Su padre llevaba a casa menos comida de la que deseaba por invertir en sus entrenamientos.

Todo empezó en su escuela de fútbol. Es después de Dios el que más me ha dado en esta vida. Me emocionaba ver cómo luchaba por mi hermano también. Tenía que pedir dinero prestado para que saliéramos adelante. Eso hay que valorarlo. Muchos nos ven como gente distante que lo tiene todo, pero a veces tenemos unos orígenes que nos acompañan toda la vida.

Es el hombre de la sonrisa permanente.

No podemos estar tristes ante los problemas. Por eso me llevo muy bien con Guidetti. Es como yo, siempre estamos juntos. Tienes que sacar lo positivo. Luchas por ser un gran jugador, pero los que no sonríen, tienen un problema. La vida pasa rápidamente, hay que disfrutar o no habrá merecido la pena esta travesía.

¿Es un demonio en el campo y un ángel fuera?

No es que sea un demonio, es que defiendo mis colores a muerte. Siempre lo voy a dar todo por ellos. A veces hago cosas que no debo y me preocupo porque puedo ser un mal ejemplo para los niños…

Pero tiene la nobleza de pedir perdón tras espectáculos como aquellos escupitajos a Godín.

Ya lo conocéis, no es una persona fácil ¿eh? Los dos nos pedimos perdón, pasó y ya está. Cada uno ha seguido con su vida y repito que yo tengo la cabeza más centrada.

¿Tanto le angustia ver el sufrimiento de las personas?

Sí. Mira, muchas veces hablando con mi hermano, le digo: cómo puede vivir la gente en la calle con este frío, que no tengan ni una sudadera para calentarse un poco. ¿No tienen derecho a estar en mejores condiciones y disponer de un poco de comida? Yo hago lo que puedo. Si tuviera todo el dinero del mundo, acabaría con la desgracia de los pobres. Es imposible no ser sensible con estas cosas. Te rompe el corazón.

Cuando su equipo celebrara el pase a la final de Copa de 2017, usted fue a arropar a la afición del Celta, que lloraba desconsolada.

Y ¿por qué no? Igual lo necesitaban más que yo desatar mi euforia. Mucha gente nos ve como futbolistas de élite, y no se da cuenta de que tenemos nuestra familia, nuestros hijos y problemas cotidianos como los suyos.

Una vez dijo que se sentía como mercancía, que les vendían como a un refresco...

El fútbol es comercial, un negocio. Por eso todo esto que te digo. Hay que ver más allá del jugador famoso. Nos hacemos fotos con todos los aficionados que nos lo piden, pero cuando nos quitamos la camiseta, somos igual que ellos.

Llega el Madrid, escocido por la Copa y más brasileño que nunca: Rodrygo, Militao, Marcelo y Vinicius…

Todos son estrellas. Me está encantando Rodrygo, con lo joven que es y lo que está demostrando en un club tan grande. Me encanta, va a llegar muy lejos. Militao es amigo mío y lo va a hacer muy bien.

¿Y Neymar volverá a LaLiga algún día?

Puede jugar donde quiera con lo bueno que es, el número uno de Brasil. Le tengo mucho cariño. Ojalá le tengamos de vuelta en LaLiga pronto.