ESPANYOL

La carta Vicente Moreno sube al Espanyol a Primera y con récord

Con Mallorca, Nàstic y Xerez, sus anteriores equipos, se especializó el entrenador en sumar más puntos en las segundas vueltas, y así fraguó sus ascensos.

Vicente Moreno, entrenador del Espanyol.
Carlos Mira RCDE

“Mi experiencia en los lugares donde he estado es que a medida que hemos pasado más tiempo todo ha ido fluyendo mejor”. Lo apuntaba, casi con la boca pequeña pero con una mueca de satisfacción porque a veces parece que no dice pero dice mucho, Vicente Moreno en su comparecencia tras la victoria ante el Castellón (2-0), que situaba al Espanyol como campeón de invierno de Segunda, con 45 puntos. ¿Un brindis al sol? ¿Un mero discurso de motivación? No, una carta ganadora.

Efectivamente, allá donde ha estado, Vicente Moreno ha sumado más puntos en la segunda vuelta que en la primera. Y eso en el Espanyol esta temporada no solo supondría un ascenso directo más que garantizado sino números de récord, por encima de los 91 puntos que sumó el Deportivo en la temporada 2011-12, la cifra máxima hasta la fecha. Le bastaría con mejorar en un punto los 45 de la primera vuelta para igualar ese hito. Pero, normalmente, el de Massanassa amplía el hueco entre las dos partes de la competición.

Así fraguó su anterior ascenso a Primera. Hace dos temporadas, con el Mallorca, pasó de sumar 33 puntos en la primera vuelta a 36 en la segunda. En Segunda, también con el Nàstic de Tarragona obtuvo, respectivamente, 33 y 38 puntos en la temporada 2015-16, en la que estuvo cerca de subir. Y en el Xerez de la 2011-12, en el que aterrizó en la jornada 17, llevaba 23 puntos al final de la primera vuelta y acumuló otros 27 más.

Vicente Moreno celebra el ascenso con el Mallorca de 2019.

Incluso la pasada campaña en Primera, a pesar del descenso, logró con el Mallorca 18 puntos en la segunda vuelta, por solo 15 de la primera. Y la tendencia venía ya de Segunda B, donde la repitió con el Nàstic, con un balance de 27-40 puntos por vuelta en la temporada 2013-14 (aunque no dirigió al equipo grana hasta la jornada 13) y de 35-38 en la siguiente, la del ascenso. Solo rompió su tónica de mejorar en las segundas vueltas con el Mallorca de la 2017-18, con el que subió a la categoría de plata tras haber sumado 43 puntos en la primera mitad de la Liga y 30 en la segunda.

“Nuestra idea debería ser la de mantener o mejorar, aun sabiendo que será muy complicado”, añadía el pasado domingo el entrenador, complacido por la marcha del Espanyol pero en búsqueda siempre de “la excelencia” y, sobre todo, de un ascenso que resulta imprescindible alcanzar, como bien conoce un Vicente Moreno especialista en segundas vueltas.