OSASUNA - REAL MADRID

Camuñas: "Fue uno de los días más felices de mi vida deportiva"

Es el último verdugo osasunista del conjunto merengue. Autor del 1-0 el 30 de enero de 2011 ante el equipo de Mourinho, que se dejó gran parte de sus opciones al título en El Sadar.

0
Camuñas: "Fue uno de los días más felices de mi vida deportiva"
EDUARDO CANDEL DIARIO AS

Camuñas es el último verdugo osasunista del Madrid. Fue el 30 de enero de 2011, así que están a punto de cumplirse 10 años.

Ha llovido desde entonces.

Sí, porque no es fácil. Las dos temporadas mías le empatamos y en 2011 le ganamos. Eran las ligas de los cien puntos y fuimos capaces de hacer frente al Madrid. Ahora mismo veo el fútbol y lo echo de menos por la sintonía de la afición y la ciudad con los jugadores, fue uno de los días más felices de mi vida deportiva.

Estará deseando que llegue alguien que le tome el testigo.

Tengo tanto cariño y es un equipo tan especial que ojalá sea en este partido, que haya un relevo y me llamen pero estemos dos contando esta historia. Y de paso, que sirva para que salgan de la zona en la que están ahora metidos. Aquel fue un día redondo, pero me encantaría que me sustituyeran.

¿Cómo fue aquel gol?

Una jugada rápida. Aranda controló, dio un pase al hueco y yo me desmarqué. Ante la salida de Casillas, crucé el balón, dio en el palo y se metió. Fue un momento increíble. ¡Ganábamos a Cristiano, Xabi Alonso, Sergio Ramos, Kaká…! Era el mejor Madrid junto con el actual de Zidane, por cómo jugaban y la edad que tenían los jugadores. Yo había estado en la cantera del Madrid y estar entre los pocos elegidos que les ganaron era lo máximo, y además con un partido bastante completo… Ese día no lo olvidará nunca Osasuna, El Sadar, ni la ciudad.

Alguno dudó de si su posición era ilegal.

Mourinho no protestó, algo raro, je, je. je. Acabó el partido y dijo que Osasuna había sido justo vencedor y que tal y como fue la Liga, podían haber perdido parte del título. Fue una jugada tan rápida, estaba en la línea defensiva… El gol fue legal.

Es que cien puntos… ya no se volverán a ver.

Es complicado que se repita. Mourinho igualó casi al equipo de Guardiola, que era imparable. Estaban los dos monstruos de 50 goles (Messi y Cristiano), Di María, Benzema, Özil… Acabó el partido y veía solo caras de felicidad en la calle. Eso te llena.

De aquel partido solo quedan Ramos y Benzema. Sergio está en boca de todos porque no acaba de renovar.

Eso destaca el mérito de aquella victoria. Esos dos son los claves hoy en día. Ramos es el más importante del Madrid. Se me escapan los entresijos de su renovación. Es el icono del Madrid y ya lo era hace diez años.

Estuvo en la cantera de Madrid y luego se fue al Rayo. ¿De qué equipo era de pequeño?

Jugué en el Madrid casi cinco temporadas, me gustaba. Cuando te vas haciendo profesional, cuando me hablan de mi Osasuna, Recre, Villarreal, Rayo, Getafe… les tengo muchísimo cariño. He salido muy bien de esos sitios. En mi época había navarros con los que daba gusto jugar, pero los que fuimos, como decía la gente de la ciudad, parecíamos unos más. Me he sentido un navarrico más los años que estuve.

Los partidos contra el Madrid eran algo más, el partido del año.

Sí. Luego al Barça le dimos también guerra. Empatamos un año de los que estuve. Con el Madrid desde que te levantabas por la mañana y desayunábamos juntos en el hotel en Gorraiz, ya veías el ambiente, que era el partido del año. Lo que no esperabas es sacar adelante aquello ante equipos de cien puntos. Pero era tan grande la fuerza de la afición y vivía tanto el futbol que nos empujaba. El año pasado estaban así.

El poder de intimidación de El Sadar se está perdiendo un poco ¿no cree?

Cuando he jugado de rival antes de estar allí era la afición que más me impactó y en las temporadas que he jugado de local son las que más he disfrutado. Me da pena verlos ahí abajo, hay un buen equipo y un gran entrenador, tienen las cosas claras y saben a qué juegan. El equipo que más echa de menos a la afición son ellos, por ese aliento. Me da pena que la afición no pueda acompañarles, los jugadores estarán dolidos.

Se está preparando para ser entrenador, ¿no?

Me saqué los títulos, estuve hace dos temporadas entrenando en Getafe y me sigo formando. Por mis hijas no me quiero mover y mi idea es seguir vinculado al futbol.

¡Quién dice si acabará entrenando en El Sadar!

El fútbol desde fuera parece sencillo, pero hay mucha gente preparada. He cumplido 40 años, soy muy joven, aunque tengo los títulos y he sido jugador, pero hay que seguir formándose. Me encanta el mundo del entrenador, aunque lo mejor del mundo es ser futbolista. Me gusta el mundo de la gestión.

Y ¿qué le parece la labor de Arrasate?

Es el corte de entrenador que necesita Osasuna, tiene una personalidad que traslada a los jugadores y una forma muy buena de ver el fútbol. Me recuerda a Mendilibar y Camacho, que estuvieron con nosotros. Su equipo es agresivo en campo contrario, en las áreas y en parcela de ataque. No dudan a la hora de jugar y es mérito suyo. Son equipos que tienen que sufrir en algunos momentos y les toca eso ahora, pero saben a qué juegan, lo hacen muy bien, están juntitos y les va a dar no para dejar de sufrir pero sí para salvar la categoría.