CELTA

Aprobados y suspensos del Celta: La Chachoneta gripa sin Aspas

Calamitoso partido del conjunto vigués, recordando al equipo que hace dos años se arrastró por Primera mientras su jugador franquicia estuvo lesionado.

Iago Aspas sigue desde la grada el partido entre el Celta y el Villarreal.
Lalo R. Villar DIARIO AS

Rubén: Su peor partido como profesional. Regala el 0-2 dándole un pase con el pie a Trigueros y se come por completo el balón colgado por Parejo que entra en la portería sin que nadie lo toque en el 0-3. Hizo dos paradas, ninguna de excesivo mérito.

Hugo Mallo: Su banda fue una autopista libre de peaje. Al margen de ser arrollado por Moi Gómez y Pedraza, el Villarreal explotó el enorme agujero que había entre el capitán y Araújo, un desajste que quedó de manifiesto en el segundo y en el cuarto tanto. El traje que le hace Gerard Moreno antes del descanso ilustra su actuación.

Araújo: Desbordado. Acumuló un fallo tras otro, especialmente en la salida del balón, y su único recurso fue tirar de pundonor en el segundo tiempo para no verse aún más caricaturizado cuando los delanteros del Villarreal lo retaron a correr. De su partido solo se puede salvar el juego aéreo.

Murillo: Orgullo. No estando mucho más acertado que sus compañeros, por lo menos tuvo amor propio para marcar territorio con entradas algo temerarias, pero que le recordaron al Villarreal que enfrente había un rival.

Olaza: Pasó desapercibido en el desastre colectivo. El Villarreal no buscó demasiado su banda durante la primera parte y el uruguayo se incorporó al ataque con peligro en un par de ocasiones. El menos culpable de los de atrás.

Okay: Confirmó que ha dejado de ser un jugador útil para el Celta. Inoperante defensivamente, llegó siempre tarde a la presión. Con el balón se limitó a meterse entre los centrales para iniciar el juego sin arriesgar. Ni rastro del mediocentro que en algunos momentos de su etapa como celeste intimidaba con su despliegue físico.

Denis: Juega en la posición que más le gusta, pero quizás no sea la más adecuada contra rivales del nivel del Villarreal. Antes de que el Celta se derrumbara firmó una buena jugada en conducción que acabó con un disparo desviado. Su inocente pérdida en el 0-1 le puso la alfombra al Villarreal para iniciar la goleada. Dilapidó otra veintena de balones, aunque hay que decir en su defensa que fue de los pocos que lo intentó. Tras el descanso arrancó desde el costado zurdo y en el tramo final volvió al medio.

Beltrán: Totalmente perdido en la banda derecha. En principio, debería ocuparse de las subidas de Pedraza, pero el carrilero campó a sus anchas. La ocasión más peligrosa del Celta fue un cabezazo suyo, lo que resume el encuentro del conjunto vigués.

Baeza: No está preparado para ser titular en Primera. Funciona como revulsivo, pero cuando entra en el once pasa sin pena ni gloria por los partidos. Sustituido al descanso.

Brais Méndez: Le tocaba hacer de Aspas y no hubo noticias del mosense hasta después del descanso. Dejó un par de destellos de su clase en el segundo tiempo. Se llevó una tarjeta amarilla excesivamente rigurosa, al igual que le sucedió el fin de semana pasado contra el Real Madrid.

Santi Mina: Incomunicado en punta. Ni le llegaron balones, ni tiene recursos para generar peligro por si solo si la defensa rival no está adelantada. No remató a portería en todo el partido.

Holsgrove (entró por Baeza): Buenas sensaciones en su debut en Primera. Jugó con desparpajo ocupando la posición de interior. De lo poco positivo en esta semana negra para el Celta.

Alfon (entró por Beltrán): El héroe de Riazor se estrenó en LaLiga aprovechando los minutos. Se ofreció, le inyectó algo de energía al ataque y puso a prueba a Asenjo con un disparo ajustado al palo. Él y Holsgrove se están ganando la confianza de Coudet.