CELTA

Aprobados y suspensos del Celta: Denis no encontró socios

El centrocampista acaparó la posesión de un equipo demasiado previsible. El partido se acabó para los vigueses con la lesión de Aspas. Tapia vio la quinta.

Denis Suárez toca el balón ante la presión de Luca Modric en el partido entre el Real Madrid y el Celta.
JUAN MEDINA REUTERS

Rubén: Espectador. Ninguna parada y ningún despeje. Nada que hacer en los dos goles del Real Madrid.

Hugo Mallo: Gris. Tuvo que bailar con un inspirado Asensio. Impreciso en los servicios al área.

Araújo: Concentrado. Solo se vio desbordado en una salida a la banda, donde Asensio le hizo un traje. Transmitió seguridad.

Murillo: Desastroso en el segundo gol. Perdió el balón y echó más gasolina al incendio calculando mal al ir al corte. Un doble fallo que emborrona una actuación solvente.

Olaza: Mide mal en el 1-0. Pierde la referencia de Lucas Vázquez y el extremo cabecea a placer para abrir el marcador. Generó peligro en un par de subidas. De sus botas sale el centro que Courtois no atrapa y Baeza perdona con todo a favor en la última acción del partido.

Tapia: Desdibujado. Se cargó con una amarilla en la primera parte después de cometer tres faltas. Esa tarjeta acarrea suspensión para el partido contra el Villarreal.

Denis: Le faltaron socios. Acaparó mucho el balón, sobre todo en los primeros 45 minutos, pero no encontró compañeros a los que habilitar en profundidad. Con la entrada de Beltrán adelantó su posición, pero no estuvo fino en el último pase.

Brais: Apático. No eligió bien y le faltó algo de energía. En el minuto 10 vio una tarjeta rigurosísima.

Nolito: El único chispazo de magia del Celta en todo el partido. Se sacó de la nada un pase que dejó a Aspas delante de Courtois. No hubo más noticias del andaluz salvo en alguna asociación con Aspas. Sustituido a la hora de juego.

Aspas: Arranque de año para olvidar: no concretó la ocasión que tuvo para abrir el marcador y se lesionó. Pidió el cambio en el inicio de la segunda parte tras ser arrollado por Nacho. Frío en los primeros 45 minutos, solo apareció en el mano a mano con Courtois que pudo haber supuesto el 0-1. El moañés, en una posición algo forzada, definió con una picadita que despejó Nacho después de que el balón hubiese superado a Courtois.

Mina: Solo aportó pelea. Su único disparo se marchó muy desviado. Poco participativo.

Beltrán (entró por Aspas): Discreto. Llevaba poco más de un minuto sobre el terreno de juego cuando el Real Madrid marcó el 2-0 y se acabó el partido. Se limitó a dar fluidez en la circulación.

Baeza (entró por Nolito): Perdonó el gol de la honra en la última jugada del partido. Muy activo desde que compareció sobre el césped de Valdebebas. Dejó destellos de su calidad.