LEGANÉS

Bustinza: “No ascender por la vía directa no puede ser un lastre”

El capitán del Leganés aspira al ascenso directo, pero rechaza ver el play-off como un fracaso. No tiene prisa con su renovación y admite que reducir plantilla en enero puede ser beneficioso.

Bustinza: “No ascender por la vía directa no puede ser un lastre”
JAVIER GANDUL DIARIO AS

El Leganés estrena 2021 sin tiempo para pensar en algo que no sea el Fuenlabrada y su partido de mañana (Estadio Fernando Torres, 14:00). Panorama de concentración intensa en el que Unai Bustinza hace breve excepción. El capitán pepinero (él defiende que no el primero, sino uno de los tres que hay) saca tiempo en pleno Año Nuevo para evaluar el tiempo que se va y el que llega.

Él, Bustinza, quedó como una de las imágenes de 2020. Sus lágrimas tras descender inundaron Leganés y él se muere de vergüenza. “Es que soy pasional viviendo el fútbol”, añade. También la vida. Ésa que en 2021 le regalará su primer hijo y, espera, otro ascenso. “Aspiramos a conseguirlo. por la vía directa, pero si no, jugar un play-off no puede parecer un lastre”, avisa mientras aplaude la crítica “no destructiva” que hace su afición. Ésa a la que añora infinito en Butarque.

También es este 2021 el año en el que termina su actual contrato. Bustinza no tiene prisa por renovarlo y habla de tranquilidad. “Todas las partes estamos contentos, pero vamos a dejar que haya tiempo para despejar tanta incertidumbre”, insiste repitiendo la que, para él, ha sido palabra del año. En su vida. En la de todos.

Año nuevo sin tiempo para celebrar. Mañana ya juegan… qué prisas…

No es nuevo esto lo de estar en Madrid con mi chica sin mucha celebración ni nada. Y más en la situación actual, todos en alerta… que el año pasado seguro que todos nos comimos las uvas con ropa roja y demás para espantar la mala suerte y mira cómo ha ido 2020… si este año no nos comemos las uvas, no pasará nada…

La semana de vacaciones, ¿se la ha tomado usted con muchas restricciones?

El doctor Lam nos concienció mucho. Como todo el mundo, en realidad… No nos podíamos relajar. Son fechas de juntarse mucha gente y ver a todo el mundo. Pero este año es diferente.

Cuénteme su caso…

Pues mira, nosotros tomamos la decisión de no juntarnos, no hacer cenas o comidas familiares. He estado con mis padres, los de mi chica y mi sobrina, pero paseando al aire libre y con mascarilla. Mi cena del 24 de diciembre fue una tortilla francesa… hay que ser responsables. Si uno se contagia puede afectar a mucha gente. En nuestro caso ha salido perfecto.

¿Y en Nochevieja qué cenó? ¿Tortilla también?

Pues abrí la nevera y lo que salió… no hay misterio, vamos. Nada especial.

¿Le coloco en la lista de los que quería mandar a freír espárragos 2020?

No, la verdad que no… Hoy es otro día. Ya está. Es un número. Está bien para organizarnos la vida y demás, pero ya está… Un día más. Te puede impulsar a un pequeño reset, pero hay que seguir igual. En la constancia está la victoria.

"En las fiestas hemos sido muy responsables todos. Yo el día de Nochebuena cené una tortilla francesa. Nada de salir"

Unai Bustinza, capitán del Leganés

Ya, pero es que para usted ha sido año duro… ¿de lo peor en su carrera?

Para un futbolista los años peores son los de las lesiones graves… Está claro que este año ha sido duro… no sé si negro. Hay que asimilar un descenso y la pandemia te incide en la manera de jugar, sin gente. En lo deportivo ha sido malo, pero en lo personal se pueden sacar experiencias y crecer de estos años. Me gusta verlo así. Que no parezca que cayó en saco roto.

Eso mismo dijo en la entrevista post partido ante el Real Madrid, aquella en la que lloró como ni niño… ¡qué imagen!

Sí… no sé… soy una persona pasional. Vivo el fútbol de manera intensa. Sí… ojalá no tenga que vivir algo así. Quizá la próxima vez me lo tome con más aplomo… Peleamos mucho, tuvimos esperanza hasta el final. Cuando lo das todo y el resultado no sale, hay que centrarse en lo que se ha vivido y has aprendido.

Movistar repite aquella entrevista a cada descanso del partido del Leganés…

Mira que a mí no me gusta estar en el candelero y … joer… no tendrán nada más o encontrarán otra cosa para poner… no soy quién para decirles nada…

Ese día muchos en España fueron del Leganés como ejemplo de sacrificio.

Es de agradecer. La sensación que tenemos de otras aficiones es de cariño. A algunos les gustaríamos más y otro menos. Seguro a bastantes no les importó nuestro descenso, pero a otros les dio pena. Y sí… si les inspiramos en cierta medida, pues orgulloso…

¿Qué fue lo más complicado de 2020 más allá del descenso?

Yo creo que la palabra que define el año pasado es incertidumbre. Todos teníamos las vidas organizadas más o menos y, de repente, todo nos saltó por los aires sin saber qué sería de nuestras vidas… sí… incertidumbre. Y 2021 también inicial igual, aunque la vacuna parece que nos da algo más de esperanza.

En 2020 se convirtió usted en primer capitán del Leganés tras la salida de Szymanowski.

Es que yo no me considero primer capitán. Es decir, cuando nos ponemos el brazalete sí que respetamos la antigüedad, pero no estoy por delante de Rubén o de Cuéllar. Ni de Eraso este año. Siempre hemos tratado de llevar todo entre los tres. Es bueno, dentro de un grupo, tener tantos puntos de vista. Se recoge más la opinión de todo el grupo y se llega más a todos. No ha cambiado mucho.

¿Igual, igual?

Bueno… Me pedirán más acto porque los de prensa y comunicación sois así… Es lo que toca.

No se le habrá pasado alguna vez por la cabeza que mejor dejar de ser capitán para quitarse de esos líos…

Hay situaciones en las que dices… madreeee… si estoy perdiendo más de lo que gano… pero no es algo que puedas elegir. El grupo decide quién quiere que lleve la voz cantante. Es de agradecer ese reconocimiento de tus propios compañeros. Hay que responderles con la misma moneda. Que se sientan representados y respaldados.

Este 2020, ¿es el año del ascenso sí o sí? ¿No hay otro objetivo?

Estamos ahí. Los tres equipos que están arriba están teniendo la fortuna de continuar con una racha muy, muy, muy positivas. Apenas dejan margen. Pero nuestra posición es seguir ahí. Pisando los talones. Y si no… bueno… hay otra opción de ascender que es jugar el play-off. Queda mucho. Veremos cómo volvemos todos tras el parón.

El entorno exige que se ascienda y a ser posible, directamente. ¿Se le está metiendo mucha presión al Leganés?

Es parte del objetivo. Para los jugadores es una forma de meternos la guindilla. Yo sigo estudiando. Voy a la universidad. Y cuando vas a por el 5 habitualmente suspendes y te quedas en el 4. Lo mejor es ir a por el 10 y si te quedas en un 7, no pasa nada. Es la dinámica. Hay que autoexigirse. Aspirar al máximo, al ascenso directo. Si lo conseguimos, genial. Más vacaciones. Si no, no hay que perder la perspectiva.

¿A qué se refiere?

A que no puede convertirse en un lastre el no ascender por la vía directa. Que si no se puede lograr de manera inmediata, no nos genere lastre.

"Hay que ser exigentes. Yo voy a la universidad y cuando vas a por el 5 habitualmente suspendes. Lo mejor es ir a por el 10 y si te quedas en un 7, no pasa nada".

Unai Bustinza, capitán del Leganés

La plantilla del Leganés, ¿en qué posición la coloca?

¿En qué puesto? ¡En el primero, porque son los míos! Pero vamos, no tengo ninguna dudas. Más allá de precios y valor de la plantilla. Todo eso, con todo el respeto del mundo… me hace un poco de gracia… uno vale lo que demuestra cada día.

Me está regateando…

Somos un equipazo. Tenemos mucho margen de mejora y cada día creo que nos sentimos más cómodos y a gusto en esta situación. Lo nuestro es un deporte colectivo y vamos mejorando, aunque con limitaciones.

¿Perdón?

Sí, me refiero: esa colectividad se vive dentro y se vive fuera. Nosotros éramos una plantilla muy acostumbrada a hacer cenas y comidas. Ahora no podemos. Tenemos un equipo muy competitivo. Con ganas de crecer. Malo no lo veo.

Y en esta situación, ¿cómo sienten el pálpito de la afición? ¿Cómo saben lo que piensan?

Está claro, es más complicado. De todas maneras, te hablo del Leganés, sé que en otros clubes hay más presión. Que hay una tendencia a una crítica que no es nada constructiva, pero no es el caso del Leganés. Es un valor positivo que no podemos perder. Al final notamos mucho eso.

Bustinza, en el duelo ante el Espanyol.

Fastidia un Butarque vacío…

Claro. Para nosotros siempre ha sido clave. Pero no sólo por que el estadio es pequeño, tienes el público encima, sino porque el público te metía en el partido. Se sentían uno más. Pero es lo que es… me encantaría pedir que hubiera público, pero sería irresponsable por nuestra parte. Aunque lo estamos deseando…

Esto es un fútbol menos fútbol…

Claro, tal cual. Yo entiendo el fútbol como pasión y sentimiento. Y una de las incógnitas de la ecuación no está, que es el público. A nosotros nos perjudica.

Sí, pero un poco menos cuando usted está en la grada o banquillo… Bustinza es ‘intensito’ en eso de gritar, más como suplente.

(Risas) Demasiado, demasiado… pufff… muchas veces es por eso. Notas que falta algo. ¿Qué es… qué es…? Y es eso, que no hay público. Falta ambiente. Estar dentro, que la gente se meta.

Explíquese…

Pues notar que puede haber desacuerdo con el árbitro, o cuando algo no te sale que notes que el público te aprieta para mejorar, que te obligan a enchufarte… eso cuesta y yo intento multiplicarme por los 12.000 y mal… mal…

¿Mal?

Sí, porque pierdo los papeles. Hay que sosegar. Desde fuera se sufre mucho.

Pues desde fuera da la sensación de lo contrario, que actitudes así ayudan al equipo…

Sí… pero es difícil porque como somos tan poquitos te pillan rápido. Somos muy protestones y si te quejas al árbitro, pues puedes perjudicar a tu equipo. O con esos gritos metes al equipo en una dinámica que no ayuda. Con el estadio vacío no sabes si ayudas o molestas. Se ve todo. Es difícil conseguir ese equilibrio en el que puedas aportar sin pasarte.

"Desde fuera, en la grada, soy demasiado pasional. Mal... muy mal... Pierdo los papeles. Hay que sosegar"

Unai Bustinza, capitán del Leganés

Mañana en el Fernando Torres, ¿gritará en la grada o el césped? ¿Se ha recuperado ya de la lesión?

Sí, sí… Esta semana ya he estado entrenando. Era una lesión molesta, un problema en el abductor, cerca del tendón. Tenía sensación de tirantez. La imagen se ve que estaba bien. Esa sensación hay que pasarla, apretar los dientes y coger sensaciones y ritmo. A ver si, cuanto antes, puedo estar ya.

El Leganés ha sido el equipo con menos vacaciones. Juegan los últimos en 2020 y arrancan los primeros en 2021. ¿Raro, no?

Sí, la verdad que sí. No te voy a engañar. Igual no voy a ser políticamente correcto, pero molesta. Al final, cómo ha venido el año, con lo duro que ha sido, el hecho de poner un partido el lunes a una hora tan tarde, cuando había gente que después se iba a casa y después ser los primeros en volver… es algo que molesta.

No es la primera vez…

Siempre te queda la esperanza de que no hay intención. Que a alguien le tiene que tocar. Todos los equipos quizá tienen esa sensación. Pero nosotros, con el calendario, pocas veces tenemos suerte…

¿Por qué cuesta tanto ganar fuera de casa?

Nos está costando, sí… Este año no permite mucha opción. Hay que ganar siempre porque los de arriba sacan muchos puntos. Desde fuera no sé cómo se verá… no sé si es porque a veces no proponemos fuera lo mismo que en casa.

¿Es cuestión de estilos?

Y también de suerte… bueno, no me gustaría llamarlo suerte. A ver… es que fuera no estamos teniendo todo el tino, toda la puntería que deberíamos tener.

Entiendo…

Mira, nosotros, cuando el equipo rival lleva la batuta, somos un equipo fuerte porque hacemos daño al espacio. Mira, contra el Sabadell hicimos un partidazo, con siete ocasiones, y no ganamos. Contra el Albacete también fuimos superiores a ellos… pero no te vale. Como contra el Sporting, que tuvimos dos claras y se nos complicó luego el partido de una manera escandalosa…

Claro…

Y no me vale esto de controlar los partidos, ¿eh? No vale. La realidad es la de los resultados. Como te he dicho, no tenemos mucho margen de error fuera de casa ahora.

¿Cómo se cambia eso?

Ya te decía, si nosotros no tenemos el balón, no pasa nada porque somos buenos al espacio y generamos ocasiones más claras que el rival, aunque la tenga. Pero fuera de casa, si no acabas de marcar, da la sensación de que estás a verlas así. Y no es así… no es así… Hay que darle una vuelta. Ya se vio contra el Sporting. Somos un equipo que trata de tener más el balón. Que no se sientan cómodos en su casa. Que se generen más espacios. En eso trabajamos. A ver si esa es la clave.

Hoy es 1 de enero. Usted ya puede negociar con cualquier equipo… ¿Qué plan tiene en estos últimos 6 meses de contrato?

¿Plan? ¿Pero si te he dicho lo de la incertidumbre? En este tiempo es difícil planificar nada. Mira… ahora lo importante es encontrarme de nuevo bien. Salir del entrenamiento sin cara de pocos amigos porque no siento dolor. Además… en breve voy a ser padre…

¡Enhorabuena!

Muchas gracias. Lo único que pienso es que salga todo bien. Es una situación delicada también. Con eso tengo suficiente, ahí, con los cursos de parto, postparto, leyendo libros… lo tengo todo copado. Cuando llegue el momento, pensaré. Quiero que todo sea más estable cuando toque pensar en mi futuro.

¿Pero el Leganés ya ha hablado con usted?

Con el Leganés la conversación es continua y con Txema Indias [director deportivo], es de ir día a día. El club me valora. Así me lo transmite. Todos queremos asentarnos antes de tomar cualquier decisión. Todos estamos tranquilos. Todos estamos contentos en esta relación. Hay tranquilidad, sí. Es lo mejor para acabar la temporada.

"Cuando llegue el momento de hablar de mi futuro quiero que todo esté más estable, aunque las dos partes estamos contentas"

Unai Bustinza, capitán del Leganés

Indias también termina contrato. ¿Que su interlocutor siga es importante para que usted renueve?

Hombre, claro que es importante. Un jugador valora muchas cosas. Los que llevamos más tiempo tenemos mucha confianza con Txema. No es igual que un recién llegado. Txema y yo llevamos aquí el mismo tiempo. Hemos hecho cosas bonitas juntas. Pero esto es fútbol profesional. Hay que saber que nada es para siempre. En el fútbol, o te vas o te echan. Para nosotros es importante porque se preocupa por nuestro bienestar, pero eso es algo que un futbolista no puede controlar.

Dice Martí que la plantilla necesita recortar efectivos.

Es difícil para el entrenador y los jugadores. Este deporte tan caprichoso en el que solo juegan once, nuestra plantilla es amplia y competitiva. Para hacer un partido de once contra once en los entrenos hay que dejar gente fuera. Es difícil. Dentro de esa incertidumbre la previsión que hizo el club era buena, por el tema del COVID. Ahora ya, con vistas a que falta menos, creo que puede ser bueno que haya movimientos para que todos se sientan importantes.