CÁDIZ 0 - REAL VALLADOLID 0

Aprobados y suspensos del Pucela: Pues al final sí, Guardiola estaba para 90'...

El Real Valladolid se atascó en Cádiz en un partido sin mordiente, que el delantero disputó completo. Toni y Orellana, cara y cruz.

Valladolid
0
Aprobados y suspensos del Pucela: Pues al final sí, Guardiola estaba para 90'...
AFP7 vía Europa Press AFP7 vía Europa Press

El Real Valladolid adoleció de mordiente en el Ramón de Carranza en un partido que fue según lo previsto con balón, puesto que los blanquivioletas dominaron a un Cádiz que cede la posesión y que, sin embargo, se defendió bien. Al contrario de lo advertido por Sergio en la previa, Guardiola disputó los 90 minutos; no así Toni Villa, que fue la cara, u Orellana, un día más, la cruz en un ataque romo.

Masip: Apenas fue exigido. Resolvió bien con los pies cuando el Cádiz presionó su salida. En las escasas ocasiones en las que se acercaron los gaditanos, estuvo atento. El claro ejemplo, la oportunidad que concedió Guardiola.

Pablo Hervías: Subidas constantes sin resolver demasiado bien. Se vio demasiado solo, no obstante. Perdió presencia con el paso de los minutos, pasando a jugarse por el otro lado todo el rato.

Bruno: Sufrió más que El Yamiq con metros por detrás, teniendo que apagar algún fuego el marroquí. Sin embargo, no se puede decir que estuviera mal; pese a que a veces el Cádiz se emparejaba dos para dos, estuvo serio.

El Yamiq: Facilitó la primera ocasión amarilla perdiendo la partida con Negredo. Se las tuvo tiesas con él, aunque salió indemne a menudo. Se fue multiplicando hasta convertirse en un seguro.

Carnero: Se le vio a menudo en campo rival en el primer periodo. Aunque bien defendido, participó mucho también en el segundo, buscando algún centro peligroso. Estuvo atinado también atrás.

Orellana: Solamente se le vio en dos chispazos, además, en los que tuvo escaso acierto. Torpe y sin ninguna incidencia, volvió a ser cambiado.

Alcaraz: Dio salida al equipo sobre todo en largo, buscando sorprender con sus cambios de orientación. Acumuló hasta 13 recuperaciones, recordando sin balón a sus mejores tiempos como blanquivioleta.

Roque Mesa: Cuajó una primera parte excelsa con balón, con un 92% de acierto en el pase. Además, estuvo muy presente robando también el esférico varias veces. Perdió algo de peso con el paso de los minutos.

Óscar Plano: Intermitente en el primer tiempo, aunque ofreció más apoyos a Carnero que Orellana a Pablo Hervías. Mejor apareciendo por dentro, aunque sin acabar de encontrar el ritmo del partido.

Weissman: Se topó con el larguero en el primer minuto de juego. No pudo mostrar el carácter incisivo de otras veces debido a la falta de ocasiones, si bien lo buscó. Sorprendentemente, fue el primer sustituido.

Sergi Guardiola: Muy presente en los primeros compases, en los que peleó mucho. Participativo hasta el descanso, fue a menos, perdido en la maraña gaditana. Cometió un error gravísimo en la última jugada que pudo costar muy caro.

Jota: Entró con chispa, aunque no terminó de encadenar acciones peligrosas. Seguramente no intervino más por la buena defensa cadista.

Toni Villa: Tuvo protagonismo y, punzante, provocó que el juego se volcara continuamente hacia su lado. Tuvo el gol en sus botas en un par de ocasiones. Sigue ganándose tener más crédito que el que acreditan otros.

Fede San Emeterio: Refrescó piernas en el centro del campo. Participó poco.

Kike Pérez: Salió intenso y con ganas. Se convirtió en el socio ideal de Toni Villa. Casi todo lo que hizo lo hizo bien.