RACING

El nuevo míster quiere adelantar la línea defensiva

Solabarrieta exige presionar en campo contrario siempre que se pueda y, en cualquier caso, plantar la defensa lo más cerca posible del centro del campo

Santander
El nuevo míster quiere adelantar la línea defensiva
Nacho Cubero DIARIO AS

Todos los entrenadores quieren robar en campo contrario, o lo dicen por lo menos. Aritz Solabarrieta, también. Pero la prueba del algodón está en dónde plantan sus centrales la línea defensiva. Y hoy se lo ha dejado claro a sus defensas: les quiere muy lejos de su área. Aunque el partido de Zubieta puede ser la excepción y allí sí se va a encontrar el Racing un rival al que va a ser posible intentar robar el balón en el inicio de la jugada, con la mayoría de los rivales de este grupo de Segunda, más amantes del juego directo que de sobar el cuero, eso va a ser casi imposible. Por eso, la clave va a estar en juntar las líneas y ahogar los espacios al rival. Hoy, en un ejercicio de delanteros en superioridad numérica, 2-1 o 3-2, sobre los defensas, les ha repetido el de Ondarroa una y otra vez a sus zagueros que no les quiere ver recular.

La propuesta, que no es novedosa, tiene dos problemas: la velocidad de los centrales y las limitaciones fuera del área del portero (si sigue siendo, como parece lógico, Iván Crespo). Óscar Gil y Mantilla son realmente rápidos, pero jugadores de la jerarquía de Matic, Villapalos y Figueras saben que con espacio a sus espaldas son vulnerables y tienden, por puro instinto de supervivencia, a retrasar la línea. Un portero tipo Luca Zidane, con confianza para vivir fuera del área, podría cubrirles las espaldas pero, obviamente, ese no es el fuerte del capitán del Racing, que tiene otras virtudes mucho más destacadas que su capacidad para jugar de líbero. ¿Les convencerá Solabarrieta para que sean valientes..., o jugarán los más rápidos? 

A la tercera fue la vencida y Aritz Solabarrieta ya pudo trabajar esta mañana con la totalidad de la plantilla, una vez que Nana llegó de sus vacaciones en Dubai y se puso a sus órdenes. Poco tiempo tuvo, eso sí, juntos a los 24, contando a Zárraga, ya que Nana, Andrade y Matic abandonaron el terreno de juego para trabajar con el recuperador en el gimnasio. El que más preocupa es el croata, que sigue notando las secuelas del fuerte golpe que sufrió en el esternón en Las Arenas. En cualquier caso, Matic está sancionado y no podrá jugar el domingo contra el Sanse.

El equipo, que hoy ha trabajado en hierba artificial para proteger el estado de los dos campos de hierba natural ante el tremendo aguacero que están soportando esta semana, va a entrenar mañana en El Sardinero. Será la segunda vez que Solabarrieta pise ese césped, ya que durante su carrera deportiva solo jugó un partido ahí, en abril de 2005, cuando fue titular en un Racing 0 Athletic 2. El partido acabó, por cierto, con un escándalo tremendo ya que el duelo se desequilibró en el 94' con un penalti por supuesta mano de Juanma señalado por el hiperactivo juez de línea Rafa Guerrero. Jonatan Valle, excompañero de Solabarrieta en la Sub-21, fue expulsado por protestar aquella decisión cuando el hoy entrenador del Racing, sustituido en el 53', ya no estaba en el campo. El Sardinero lo encontrará mañana Solabarrieta mucho más silencioso. Seguro.