REAL MADRID

Benzema es medio Madrid

El francés ha marcado o asistido en 12 de los 25 goles del Madrid en Liga; tuvo presencia en las jugadas de 15 de ellos. Y eso que es el que más chuta al palo...

Benzema fue el líder del Real Madrid en Eibar, en las buenas y en las malas, cuando el equipo blanco nadó a favor de corriente y cuando lo hizo golpeado por esa catarata de juego directo que son los pupilos de Mendilibar. Junto a Modric, alumbró 20 minutos de cine del Madrid en el arranque del encuentro e impuso su figura por encima de las demás: primero haciendo bueno el pase sutil de Rodrygo para marcar el 0-1; y luego, asistiendo al croata para el 0-2, danzando sobre la cal, en una acción que evocó a aquella jugada en el Calderón que catapultó al Madrid a una nueva final de Champions y cortó de raíz la embestida rojiblanca.

Pudo hacer dos goles más Benzema en Ipurua, se le fue un cabezazo claro para el 0-3 (de tan fácil que parecía, se pasó de cuellazo) y se le anuló, por centímetros, el segundo tanto tras una excelente galopada, un control exquisito y una definición con el exterior. En la segunda parte, con el Eibar empujando y el Madrid cansado, se desplegó por los costados para dar aire en la sala de máquinas, sacrificando proximidad al área. Y al borde del final, de propina, una nueva asistencia, esta vez a Lucas Vázquez. En Eibar y en el general del curso, Benzema es medio Madrid.

Benzema: siete goles, cinco asistencias

Figuradamente, pero también literalmente. El francés acumula siete goles (segundo de la tabla, sólo por detrás de Gerard Moreno, con ocho) y cinco asistencias en el campeonato nacional, lo que produce una participación directa en 12 de los 25 tantos que el Madrid ha anotado en los 14 partidos que ha jugado (el que más de LaLiga, junto a Aspas). No llega al 50%, pero por poco: es el 48%. Si se tiene en cuenta su participación en las jugadas de los goles (sin implicar marcar o asistir), ese dato se eleva a 15, el segundo que más de la Liga, sólo por detrás de Iago Aspas en el Celta.

Tras un inicio de curso perezoso, Benzema se ha entonado y el Real Madrid lo nota. Lleva cinco goles y dos asistencias en los cuatro últimos encuentros del equipo de Zidane; sólo dejó de anotar ante el Atleti, en el derbi, en un choque en el que su influencia sólo dejó de notarse en la red rival, pero que impregnó cada rincón del equipo blanco: 43 pases buenos, cinco recuperaciones, dos remates, un control de espaldas a tiempo para entrar en los 'highlights' de 2020... No es casual que el momento de mayor brillantez del Madrid, en el que ha encontrado la regularidad de los resultados (van cinco victorias consecutivas), coincida con el acelerón de Karim.

Benzema, tras fallar un gol claro en el Eibar-Real Madrid.

Sus cifras, de hecho, podrían mostrarse más abundantes de no ser por su relación con los postes, esquiva de momento. Es el jugador que más veces se ha topado con la madera de LaLiga (cuatro). Son los gajes de un estilo que antepone la técnica a la potencia: ha hecho 31 disparos, 18 de ellos a puerta; Messi, que lleva un gol menos, ha probado suerte 51 veces en total y hasta 36, el doble que el francés, entre palos. Benzema no malgasta balas, pero sí ha dejado atrás esa versión apática de otros cursos en materia ofensiva: ha rematado entre palos al menos una vez en todos sus duelos de LaLiga.