SEGUNDA DIVISIÓN B

El Inter de Madrid se olvida de ganar por lesiones del rival

El equipo renunció a jugar el minuto final, pese a ir empate, después de que el Navalcarnero se quedase con nueve jugadores tras un fuerte choque.

El Inter de Madrid se olvida de ganar por lesiones del rival
Navalcarnero

En ocasiones el fútbol deja imágenes que, independientemente del campo o de la categoría en la que se juegue, dan la vuelta al mundo. La que protagonizó el DUX Internacional de Madrid este fin de semana bien podría ser una de ellas. El gesto de deportividad que tuvieron para con su rival ha sido aplaudido por todos y ha vuelto a mostrar que el fútbol es mucho más que sacar tres puntos cada fin de semana.

Corría el tiempo de descuento del partido que enfrentaba al DUX con el Navalcarnero cuando dos futbolistas del equipo visitante, Dani del Moral y Jesús de Miguel, chocaron y cayeron al suelo algo conmocionados. El primero de ellos tenía un corte en la ceja. El segundo, el labio roto. Ambos estaban conscientes, pero, por precaución, se optó a llamar a la ambulancia. Tras la atención médica (casi media hora de espera después), ninguno de los dos pudo continuar sobre el terreno de juego. El técnico ya había realizado todas las sustituciones, por lo que su marcha comprometía seriamente el empate que hasta entonces firmaban ambos conjuntos.

Lo lógico ante tal situación era que el DUX Inter de Madrid, con once futbolistas frente a los nueve de su rival, se lanzara sobre la portería contraria con el fin de conseguir un triunfo que les permitiese escalar en la tabla clasificatoria. Quedaba un minuto del descuento, más lo que decidiese añadir de extra el colegiado por lo que se había perdido tras el golpe de los jugadores del Navalcarnero.

Con el tiempo que quedaba por delante, no hubiese sido de extrañar que, al menos, hubieran logrado alguna oportunidad de peligro. Sin embargo, tomaron otro camino, muy aplaudido a posteriori. El equipo dirigido por Alfredo Santaelena renunció a volcarse y se dedicó a dar toques dóciles en su propio campo hasta el momento del pitido final.

La misma imagen se vio, por ejemplo, en el duelo entre Nápoles y Real Sociedad. El empate clasificaba a los italianos como líderes y a los de Alguacil como segundos. A ninguno de los dos le convenía arriesgar y ambos salían ganando de las tablas. En este caso, era todo lo contrario. El Navalcarnero, perjudicado por las lesiones, podía perder el punto trabajado hasta ese entonces. El DUX, por su parte, optaba al triunfo que hasta entonces se le había resistido, ya con el viento a favor. El desenlace, ya por muchos conocido, fue la firma conjunta del empate que habían merecido hasta que el infortunio pisó el terreno de juego.

En el momento, el Navalcarnero tuiteó lo siguiente: "Se va a reanudar el partido tras 25 minutos detenido. Jugaremos con dos jugadores menos. No tiene sentido jugar". Posteriormente, el propio club compartiría ese minuto final en su red social, donde se aprecia a los futbolistas del Inter de Madrid dejar pasar el tiempo y no tratar de conseguir el triunfo. "Gran deportividad del Inter de Madrid que no disputó el minuto que 'faltaba'", escribió el club visitante, a lo que los locales respondieron: "El partido ya era lo de menos. Deseamos una pronta recuperación al jugador". Fue un empate, pero ganó el fútbol y la deportividad.