LUGO

Gerard Valentín se hace centenario en Segunda de la mano del Lugo

El extremo catalán ha encontrado en el Anxo Carro su hábitat perfecto. Ya suma 52 partidos en Segunda con los albivermellos.

Gerard Valentín se hace centenario en Segunda de la mano del Lugo
DIARIO AS

El partido ante la Ponferradina del pasado viernes sirvió a Gerard Valentín no solo para demostrar que es uno de los jugadores diferenciales de la categoría, por desborde y velocidad, sino también para sumar su primera centena de partidos en la categoría de plata del fútbol español. Desde su debut en el fútbol profesional con el Nástic de Tarragona en la temporada 2015-16 hasta convertirse en el buque insignia del CD Lugo en la temporada actual. Seis temporadas en las que ha pasado de prometedor lateral ofensivo a veloz extremo con desborde.

Cien partidos que se dividen en 47 apariciones con el Tarragona entre las temporadas 2015-16 y 2016-17, un partido con el Deportivo de La Coruña en la 2018-19 previo a su llegada en esa misma temporada al CD Lugo, con el que desde entonces ha jugado un total de 52 encuentros con la albivermella. En estos cien partidos, el extremo catalán suma 6339 minutos de progresión hasta encontrar su sitio en el Lugo, donde ha encontrado su hábitat ideal y donde ha transitado desde el puesto de lateral derecho hasta el de extremo.

Tras llamar la atención de varios clubes por su buen rendimiento en el Nástic, Gerar Valentín firmó un contrato de larga duración con el Deportivo de La Coruña. Sin embargo, con los blanquiazules no tuvo apenas oportunidades de demostrar su valía y, tras disputar solo tres partidos en Primera División en la temporada 2017-18 y uno más en Segunda en la primera vuelta de la 2018-19, llegó como cedido en el mercado invernal al CD Lugo. Su buen final de temporada le valió regresar, de nuevo como cedido, en la pasada temporada al Anxo Carro, donde terminó de demostrarse que su puesto era el extremo diestro. Tanto así que, tras desvincularse del Deportivo tras el descenso a Segunda B, Valentín eligió quedarse en el Lugo ya como jugador de pleno derecho de la plantilla albivermella. Ahora es indiscutible en el once y uno de los ídolos de la afición lucense.