GRUPO E I CHELSEA 1-KRASNODAR 1

El Chelsea no sufre ni con el plan B

Los de Lampard acaban invictos la fase de grupos de la Champions. Kepa fue titular. Cabella adelantó a los rusos pero Jorginho, de penalti, firmó la igualada.

No importa que Frank Lampard se decida a hacer 10 cambios con respecto al último partido. Este Chelsea, este equipo que es de los mejores que pueden verse ahora mismo en Europa, parece fiable a todos los niveles. Buen partido de los ingleses, que, a pesar del resultado, fueron superiores al Krasnodar en una jornada en la que no se jugaban nada más que el prestigio y la remuneración que da la competición. Hasta eso se repartieron. Los blues, que se marchan de esta fase de grupos invictos y habiendo sumado apenas dos empates, se encontraron con un buen sistema defensivo que sirvió para frenar la sangría de goles que están acostumbrados a marcar los de Lampard.

Y eso que se adelantaron, además, los rusos, que hicieron un gran partido teniendo en cuenta que estaba todo vendido y que tenían que visitar un estadio como Stamford Bridge. El gol, además, fue para enmarcar para un equipo que debutaba en la fase de grupos de la Champions. Una jugada desde el campo propio hasta el mismo balcón del área pequeña donde Cabella, tras una finta, remató seco y duro al palo corto de Kepa, que poco pudo hacer en el partido. Si esta era la noche con la que tenía que redimirse y publicitar sus actuaciones a los grandes de Europa, no tuvo la suerte necesaria, pues el ritmo parsimonioso de quien no se juega nada no le benefició en absoluto.

Quien se benefició de una mala acción de Kaio fue Tammy Abraham, al que le hicieron un penalti prácticamente acto seguido para que Jorginho, que es una auténtica máquina desde los once metros, igualase el encuentro. A partir de ahí, el Chelsea fue mucho mejor, y jóvenes como Gilmour dejaron un muy buen sabor de boca a un Lampard que ya sabe que tiene una unidad B en la que puede confiar plenamente.