Kosovo arma la mundial

España se garantizó un grupo de cinco selecciones gracias a su clasificación para la Final Four de la Liga de Naciones, e igualmente evitó en el sorteo del Mundial a los grandes de Europa (entre ellas a las dos primeras del ránking de la FIFA, Francia y Bélgica) gracias a su condición de cabeza de serie. Pero el regalo del grupo corto venía con un caramelo envenenado: Kosovo. España no reconoce este territorio como país porque se independizó de Serbia saltándose el Derecho Internacional, en opinión de nuestro Gobierno. El partido puede acabar en campo neutral para desventaja del equipo de Luis Enrique. Y para colmo, otros dos países de nuestro grupo, Grecia y Georgia, tampoco recoconocen a Kosovo. De modo que podríamos decir que España jugará en el que bien prodríamos llamar 'grupo apátrida'.

Y no está el patio para dar ventajas. El sistema de clasificación es diabólico y el objetivo es ser primeros de grupo. Lo contrario podría suponer ir a una repesca durísima, en la que sólo habrá tres plazas para doce selecciones. Y no serán selecciones menores.

Evitar la repesca cueste lo que cueste debe ser el fin. Porque si bien Suecia se perfila como el gran rival de España (sin hacer de menos a Grecia y el infierno de Atenas) en el Grupo B de clasificación, los que irán llegando a la repesca serán rivales incluso más temibles. Porque hay empajeramientos en los que sólo pasará uno: Italia-Suiza, Holanda-Noruega, Inglaterra-Polonia y Croacia-Rusia, por ejemplo. Y los que pierdan, irán a la repesca. De modo que hay que hilar fino.

Pero hay que ser optimistas. La Roja no falta a una cita mundialista desde 1974. Desde Kubala hasta Lopetegui, todos los que han dirigido a España han llevado a la Selección a la fase final de la Copa del Mundo. Además, La Roja no ha perdido ningún partido en las últimas seis fases previas de la Copa del Mundo. La última derrota de España en un encuentro de clasificación fue hace casi 30 años, el 31 de marzo de 1993 (1-0) ante Dinamarca. Desde entonces, La Roja encadena 63 partidos sin conocer la derrota. Ese es el reto de Luis Enrique, que iniciará el camino al Mundial incluso antes de disputar la próxima Eurocopa.

La Copa del Mundo 2022, que se disputará desde el lunes 21 de noviembre hasta el domingo 18 de diciembre de 2022, será la última con el actual formato de 32 selecciones. La siguiente edición (2026), que compartirán Estados Unidos, México y Canadá, ya la disputarán 48 países repartidos en 16 grupos de tres selecciones. La siguiente edición, en 2030, podría ser en nuestro país si la Candidatura Ibérica (España y Portugal) ganá lo que perdió en 2018 con Rusia. Pero esa es otra historia.