ATLÉTICO DE MADRID

Trippier-Llorente, sociedad al alza

El inglés ha recuperado su mejor nivel y ha generado una gran conexión con el español. Juntos están siendo decisivos y generando goles, como ante el Valladolid y el Bayern.

Marcos Llorente y Trippier, en el Lokomotiv-Atlético.
MAXIM SHEMETOV AFP

El cambio de sistema en el Atlético ha mejorado el rendimiento de unos cuantos futbolistas rojiblancos. Uno de ellos es Trippier, que dejó muchas dudas en sus primeras semanas y de quien, ahora, lo único que preocupa es sí podrá aguantar la carga de minutos. Contra el Valladolid dio las dos asistencias, a Lemar y a Llorente. Con el 14 ha generado una sociedad que crece y que está viniendo muy bien a ambos, al que tira los desmarques y al que le encuentra.

El 2-0 fue en esa línea, pero en el primero la conexión se generó al revés. Llorente recibió en tres cuartos de campo, centrado, y vio la carrera de Trippier por la derecha. Le filtró un balón perfecto para que el inglés sirviera la asistencia a Suárez, que no llegó, pero sí Lemar al segundo palo. La alianza volvió a ser productiva unos minutos después: el lateral cabeceó hacia atrás un balón largo de Oblak y allí corrió Llorente para plantarse ante Masip y marcar.

Sólo coincidieron durante la segunda mitad, pero Trippier dio 11 pases buenos a Llorente y éste, otros seis al inglés. Cada vez se entienden mejor en el campo en ese carril. El lateral no tiene el desborde que sí ofrece el mejor Lodi, pero se caracteriza por un buen toque de balón para filtrar pases a los interiores y los mediapuntas. Antes lo hacía con frecuencia hacia Correa y ahora más con Llorente, un futbolista que no para de moverse y ofrecer vías, sobre todo hacia la línea de fondo.

El Valladolid no es el primero que sufre esta conexión. El gol al Bayern fue obra de João Félix, que remató una asistencia desde esa línea de fondo de Llorente, quien, a su vez, fue lanzado por Trippier con un pase al espacio. En ese encuentro, el británico dio 13 pases al español (más que nadie) y éste le entregó 12 (más que a nadie también).

Trippier, 1.350 minutos

Simeone ya explicó que uno de los beneficiados de jugar con tres centrales era Trippier: "Tiene un recorrido más concreto, con menor ansiedad ante las pérdidas de la pelota para luego cumplir con las tareas defensivas y Llorente también potenció este crecimiento". El inglés puede jugar en campo contrario sabiendo que le cubren las espaldas. Y desde ese lugar, servir centros al área o toques en diagonal hacia su socio Llorente, encantado de que le echen balones al espacio…

El comienzo de temporada no fue fácil para Trippier, con partidos decepcionantes como el de Múnich. Sin embargo, la falta de competencia (Vrsaljko sigue de baja) hacía muy complicado el relevo en el lateral. Pero el inglés se ha recompuesto, con ayuda del Cholo y del equipo, y ahora la preocupación está en la fatiga y el riesgo de lesiones (algún susto ha dado ya en el campo). Trippier no se ha perdido ni un minuto de los 15 partidos que lleva el Atlético. El plan es que descanse la semana que viene en Copa. Antes tiene dos citas clave (Salzburgo y Real Madrid) para seguir sacando lo mejor de sí mismo y de su socio Llorente.