CELTA

Aprobados y suspensos del Celta: El renacido Mallo incluso marca

El capitán, que llevaba dos años sin meter un gol, parece otro desde la destitución de Óscar. Exhibición de Tapia y gran rendimiento colectivo.

Hugo Mallo celebra el primer gol del Celta ante el Athletic con Brais Méndez, Iago Aspas, Jose Fontán y Jorge Sáenz.
AFP7 vía Europa Press AFP7 vía Europa Press

Rubén: Probablemente nunca se había imaginado tener un partido tan plácido en San Mamés. No tuvo que realizar ninguna parada, solo un despeje.

Hugo Mallo: Confianza y gol. El capitán parece otro desde la destitución de Óscar García, quien le había desposeído del brazalete. Al margen de abrir el marcador, aportó recorrido y agresividad. Llevaba dos años sin marcar.

Araújo: Sigue rentabilizando la vida extra que le otorgó la lesión de Aidoo. Contundente en la marca, realizó cortes de mucho mérito. En la primera parte se mostró algo dubitativo con el balón.

Murillo: La Catedral lo inspira. El pasado mes de enero debutó como celeste a gran nivel en San Mamés y once meses después firmó la que quizás haya sido su mejor actuación de esta temporada. Intenso y sin complicarse con la pelota. Cumplirá ciclo de tarjetas la próxima jornada.

Olaza: Desmelenado. En la primera hora del partido fue la principal baza ofensiva de los célticos. Rozó el gol en el minuto 18 y lo volvió a probar con peligro en el 55’, esta vez desde fuera del área. Poco exigido en defensa.

Tapia: Exhibición. Lo barrió absolutamente todo en la medular y dio criterio en la circulación, tanto metiéndose entres los dos centrales para sacarla jugada como en la posición de pivote cuando Coudet dio entrada a Aidoo. El mejor del partido.

Denis: De menos a más. No estuvo cómodo en los primeros 45 minutos y su calidad emergió después de que Coudet retocara el sistema para jugar con tres en el medio. Ideó la jugada del 0-1 poniendo el balón en la cabeza de Mina.

Brais: Clave. Intrascendente en el primer tiempo actuando por la banda derecha, resultó determinante como interior al regreso de los vestuarios. Concentrado para aprovechar el fallo de Unai Simón y habilitar a Aspas en el 0-2. Anteriormente ya había filtrado un gran pase al moañés, que en esa ocasión no pudo definir con acierto.

Nolito: Generoso. De sus botas, asociándose con Olaza, salió una de las dos oportunidades que el Celta tuvo en la primera parte. No permitió que un lateral ofensivo como Capa campara a sus anchas. Coudet lo sustituyó en el minuto 70 para variar el dibujo táctico.

Aspas: Cada vez que aparece es medio gol. Solo iban 4 minutos cuando ya dejó a Mina delante del portero bilbaíno. Supo esperar a que el Athletic bajara físicamente para dar un paso adelante: volvió a conectar con su socio en la delantera en un gol anulado por fuera de juego del moañés, rondó la portería de Simón en un par de ocasiones y definió con naturalidad para sumar su sexto tanto de la temporada en un balón impredecible porque venía de un rebote. Su habitual recital ofensivo siempre va acompañado de compromiso en defensa.

Mina: Gladiador. Disfruta fajándose con los defensas y provocando faltas. Asistió a Mallo y a su partido solo le faltó marcar. En su único remate estaba escorado. Coudet lo ha enchufado con gestos como no sustituirlo.

Aidoo (entró por Nolito): Cambio táctico y satisfactorio. El ghanés supo anular a Williams, que empezaba a buscar con insistencia la espalda de Araújo.

Beltrán (entró por Aspas): En cinco minutos no le dio tiempo a nada más que tocar el balón un par de veces.

Baeza (entró por Brais): Cambio testimonial en el descuento.