PONTEVEDRA 1- DEPORTIVO 1

El Deportivo retiene el liderato en Pasarón

Deportivo y Pontevedra igualaron en un derbi muy plano. Rolan abrió el marcador en el 65’ y Rufo igualó cuatro minutos después. Charles y Lara, expulsados.

Rolan, celebrando el 0-1 con Beauvue.
Xan Xiadas

Pontevedra y Deportivo cruzaban caminos en Pasarón en un derbi de altura que se quedó lejos de las expectativas. Segundo contra primero, el mejor ataque del grupo contra la mejor defensa. El resultado fue un empate que le permite a los coruñeses, que siguen defraudando con su juego, mantener el liderato y la ventaja sobre los granates. Un reparto de puntos que también mantiene a los dos conjuntos invictos, lo que siempre refuerza. No hubo demasiado espectáculo entre dos bloques más centrados en no cometer errores que en buscar el premio gordo de los tres puntos. La agitación llegó en el segundo tiempo con los goles de Rolan y Rufo, pero duró poco porque la expulsión conjunta de Lara y Charles en el minuto 80 hizo que todos diesen por bueno el reparto de puntos.

La primera alegría fue volver a aficionados en las gradas, solo 500, pero algo siempre es algo. La primera preocupación, el estado del terreno de juego tras las tormentas de agua y granizo, que aguantó. Y la primera confirmación fue ver a Fernando Vázquez estrenar defensa de cinco de inicio por primera vez con Gandoy como gran novedad en el once. Con estas premisas, el partido arrancó con un marcado respeto entre ambos equipos, primando más no equivocarse que arriesgar en exceso en busca del gol. El sobresalto a la planicie llegó a los 25 minutos, con un gol anulado a Charles por un fuera de juego más que discutible, digno de un VAR que no existe en Segunda B. Y prácticamente eso fue todo en el primer tiempo en el que los intentos ofensivos de los coruñeses se empeñaban en buscar el carril central y se hacían previsibles. El resultado, ningún tiro a puerta. Mientras que los granates, algo más insistentes, chocaban una y otra vez con el muro blanquiazul y la seguridad de Carlos Abad en todo balón que pisaba su área.

Visto el ritmo tranquilo y diésel del Depor, el Pontevedra dio dos pasos hacia adelante en el inicio del segundo tiempo en busca de la portería rival sin complejos. La reacción de Vázquez fue meter a Lara por el amonestado Uche en busca de velocidad. Y poco después, como si fuese un plan premeditado, a la primera que apareció Rolan… gol. Remate del uruguayo a pase de Borges que toca ligeramente en Xisco Campos y al que Mario no llega. Primer tiro a puerta y premio. Mayor efectividad, imposible. La alegría visitante duró poco, porque cuatro minutos después Rufo, solo en el segundo palo, empataba para hacer un poco de justicia a lo visto en Pasarón. Los goles, como suele suceder, cambiaron el partido, que después de estar cerrado durante casi 70 minutos se abrió en el tramo final al mismo tiempo que crecía el diluvio sobre Pasarón. Y la pasión, porque el 81’ fueron expulsados de golpe Charles y Lara en una jugada que no pareció para tanto. Lo que sí hizo la doble roja fue aplacar los ánimos y que los dos equipos diesen el empate por bueno cuando parecían decidos a dejar atrás el respeto que marcó todo el derbi de Pasarón.