REAL MADRID

Sin noticias de Asensio

El talento balear sigue peleado con su fútbol. Ante el Alavés se fue el banquillo con mala cara y no participa en un gol desde la última jornada de la temporada pasada.

En su regreso después de un año rehaciendo su rodilla destrozada, Marco Asensio sólo necesitó 29 segundos para volver a cantar un gol. Fue el pasado 18 de junio, contra el Valencia, y la pelota que entonces recompensó al balear el calvario sufrido ahora parece negarle el pan y la sal. Asensio volvió a quemar contra el Alavés una nueva oportunidad de establecerse firmemente en el ataque de Zidane y se fue al banquillo sustituido en el minuto 63 con cara de pocos amigos. Físicamente no arrastra ningún problema o molestia pero no reencuentra su fútbol y hay un dato que resume este limbo que atraviesa: no participa en un gol del Madrid, marcándolo o dando la asistencia, desde la última jornada de la pasada Liga...

Desde aquel 2-2 contra el Leganés que echaba la cancela al campeonato, el pasado 19 de julio, en el que Asensio hizo el 1-2 en Butarque, han pasado cuatro meses y 12 partidos en los que el zurdo pasó casi de puntillas por el terreno de juego, algo inhabitual en él. En ocho de esos encuentros (Alavés, Inter, Villarreal, Huesca, Levante, Barcelona, Cádiz y Valladolid) ni siquiera intentó un disparo.

No hay una lesión detrás del bajón

Lo que sí es más habitual es que, tras una lesión tan importante, el futbolista regrese con un pico altísimo y luego atraviese un valle llano en su rendimiento. Es lo que le está pasando al balear. Según pudo saber AS, no hay molestias en su rodilla ni cualquier otro tipo de malestar físico detrás de estás dificultades del atacante hispano-holandés para ver ser relevante. "Me siento muy bien, he trabajado para estar con chispa", decía hace apenas un mes el propio Asensio.

Asensio, en una acción contra el Alavés: no intentó ningún disparo.

El caso es que Asensio vive una situación cambiante en la Selección, donde entra y sale de los planes de Luis Enrique, pero ve como su aportación se convierte en más que necesaria dada la enésima lesión de Hazard y la irregularidad de su competidor Vinicius, unida a la prolongada baja (más de lo esperado) de Benzema. No hay de momento noticias de Asensio, pero Zidane las espera ansiosamente. El Pizjuán y el Derbi asoman a la vuelta de la esquina.