REAL MADRID

Estrellas que llegaron al Real Madrid y no cumplieron expectativas

Eden Hazard ha sido una de las últimas estrellas que no han rendido como se esperaba en el Real Madrid. Sin embargo, no es el único caso. Las repasamos.

Estrellas que llegaron al Real Madrid y no cumplieron expectativas

El Real Madrid es considerado uno de los clubes más relevantes del mundo. Su potencial deportivo, económico e institucional genera un poder de atracción social que supera cualquier barrera o frontera aparentemente visible.

Cualquier decisión oficial que se tome desde las oficinas del estadio Santiago Bernabéu tienen un impacto informativo que, por mínima que sea, tiene foco diario. Y eso, evidentemente, se traslada en toda su extensión cuando el club blanco acude al mercado de fichajes.

Convertirse en nuevo jugador del Real Madrid supone dar un aparente salto adelante en las respectivas carreras deportivas de los protagonistas. Movimientos de mercado que tienen un gran impacto popular, informativo y económico. Grandes estrellas, otras no tanto, que aterrizan en el proyecto madridista para cumplir sueños a nivel personal y para entrar en una de las experiencias más relevantes de sus respectivas carreras por la presión mediática a la que se verán sometidos a partir de ese momento.

Fichajes mediáticos que no siempre salen bien. Traspasos que son juzgados en múltiples puntos de vista, que generan grandes expectativas y que luego, cuando las temporadas comienzan, sus rendimientos acaban cayendo en corrientes de críticas, análisis milimétricos que sólo acentúan la mala dinámicas y opiniones negativas que dinamitan cualquier escenario de tranquilidad.

Eden Hazard es la última gran estrella que ha llegado al Real Madrid y su rendimiento ha estado por debajo de lo esperado. Pero no es el único.

EDEN HAZARD (CHELSEA, 2019)

El fichaje de Hazard se hacía oficial de forma ilusionante. Al coliseo madridista llegaba una de las grandes estrellas del momento. Era la gran estrella del Chelsea, una de las grandes estrellas de la Premier League. Él quería jugar en el Real Madrid. Zinedine Zidane quería tenerle en su plantilla. Parecía el cuento perfecto, pero desde el primer momento la dinámica de constantes lesiones hizo que el brillo de su fichaje fuera apagándose y cada vez más la cifra de más de 100 millones de euros pagados por su traspaso ganaba terreno.

  • Centrocampista
  • Países Bajos

ARJEN ROBBEN (CHELSEA, 2007)

Un fichaje que se hizo mucho de rogar. Durante varios veranos fue el gran objetivo del Real Madrid y, finalmente, en 2007 aterrizaba en el club blanco. La insistencia del club en su fichaje creó sobre su figura una expectación que quizás luego fue clave en cómo se analizó su etapa deportiva. Un jugador que desde su salida del Chelsea ha estado ligado de forma muy cercana con las lesiones y los problemas físicos. De hecho, acabó siendo etiquetado como un 'jugador de cristal'. De calidad y determinación incuestionables, sus continuos problemas de lesiones acabaron por convertirle en un fichaje que estuvo por debajo de lo esperado.

KAKA' (AC MILAN, 2009)

Otra de las estrellas más deseadas en las últimas décadas del Real Madrid. Sin embargo, su rendimiento estuvo lejos de ser igualado al que había mostrado el brasileño en las filas del AC Milan. Kaka' supuso un gran desembolso económico para el club, pero sus cifras deportivas estuvieron por debajo de lo esperado. A su llegada a Concha Espina era considerado uno de los jugadores más deseados del fútbol europeo y el Real Madrid consiguió convencerle para dejar la zona de confort del fútbol italiano y embarcarse, así, en otro transatlántico histórico. En términos económicos, sí tuvo respaldo porque su llegada creó mucha ilusión en el madridismo, pero sus cifras deportivas hicieron que Kaka' firmara poco a poco el punto de inflexión más destacado de su carrera deportiva. Nunca más fue el jugador que enamoró en Italia.

JAMES RODRÍGUEZ (2014, MÓNACO)

Un fichaje que sólo pareció brillar de verdad durante su primera temporada. De hecho, siempre se ha cuestionado si su incorporación era realmente necesaria para cubrir necesidades del equipo o si su llegada estuvo marcada por su gran actuación en el mundial de 2014. Su rendimiento fue de más a menos claramente y, tras algunas temporadas grises en Chamartín y una larga cesión en el Bayern de Múnich, su salida se hacía oficial este pasado verano. Su relación Ancelotti ha sido clave siempre. De hecho, se considera al italiano como el único entrenador que fue capaz de hacerle rendir en el Real Madrid. Y algún vínculo especial entre ambos debe existir cuando siempre ha rendido a sus órdenes. Primero en Madrid, luego en Múnich y ahora en Liverpool. De hecho, durante la etapa de Ancelotti en el Napoli fue deseo napolitano, pero la operación no llegó a buen puerto.

KLAAS-JAN HUNTELAAR (2008, AJAX DE ÁMSTERDAM)

Una de las grandes perlas de las últimas décadas en el fútbol neerlandés. Su fichaje por el Real Madrid supuso un gran salto en su carrera deportiva y creaba un escenario de cierto riesgo. Había demostrado con creces su gran nivel goleador, pero la Eredivisie no podía ser la referencia real de cómo rendiría en España y la apuesta podría salir bien por adelantarse a sus rivales de mercado, pero al mismo tiempo podría no triunfar. Y así ocurrió. Huntelaar no estuvo a la altura. Sólo estuvo una temporada en las filas blancas con cifras goleadoras muy discretas para lo que había supuesto su fichaje.

WESLEY SNEIJDER (2007, AJAX DE ÁMSTERDAM)

Su fichaje supuso un importante movimiento de mercado para el Real Madrid, ya que por aquel entonces Sneijder vivía sus mejores años en los Países Bajos. Producto de la siempre fructífera academia del Ajax, el Real Madrid acabó firmando a uno de los jugadores del momento. Sin embargo, su rendimiento estuvo por debajo de las expectativas. Su regularidad no hizo acto de presencia y su dinámica nunca acabó de convencer. El joven neerlandés alternaba buenas actuaciones con partidos desaparecido y, dos temporadas después, acabaría saliendo con más pena que gloria. Años después brillaría en el Inter de Milán siendo considerado incluso candidato a ganar el Balón de Oro. Su etapa gris en Madrid para muchos todavía sigue siendo un misterio.

ROBINHO (2005, SANTOS)

Uno de tantos jugadores que salen de la inagotable fábrica de talento brasileña. Sin embargo, la insistencia del Real Madrid por su fichaje y su etiqueta de 'nuevo Pelé' creó sobre su figura un aura de estrella que jamás llegó a demostrar. Ni en el Real Madrid ni en Europa. Un futbolista que pecó de juventud, quizas malas influencias y que acabaría siendo un futbolista más, y nunca se convertiría en la estrella por la que el Real Madrid peleó durante muchos meses. Actualmente, a sus 36 años, sigue en activo en las filas del Santos, precisamente el equipo del que salió en 2005 con destino Real Madrid.

ANTONIO CASSANO (2006, AS ROMA)

Cassano era considerado uno de los mejores delanteros del fútbol europeo. Apodado 'Il Talentino' por su enorme potencial técnico y deportivo, llegó al Real Madrid tras una polémica salida de la Roma. Pese a ello, poseía el cartel de atacante poderoso y deseado por su fútbol. Sin embargo, su etapa en el Santiago Bernabéu resultó ser un fracaso. Su siempre cuestionada personalidad, su carácter y (según ha confesado años después) su estado físico convirtieron un prometedor fichaje en una operación negativa para todas las partes. El Real Madrid no consiguió el rendimiento esperado y su imagen mediática volvió a ser criticada.

MICHAEL OWEN (2004, LIVERPOOL)

El Real Madrid fichaba a un Michael Owen que había ganado el Balón de Oro y que era un ídolo total en Anfield. Considerado uno de los mejores delanteros de la época, lo cierto es que su etapa en el fútbol español no fue especialmente fructífera. Su paso por las filas blancas fue fugaz, de una sola temporada, y su rendimiento fue inferior a lo ofrecido años atrás en Inglaterra. El oro de su premio como mejor jugador del mundo nunca brilló en el Santiago Bernabéu.