LEGANÉS

Pardo: “No cambio la plantilla del Espanyol por la del Leganés”

El medio centro pepinero afirma que en Butarque ha encontrado la felicidad de entrenar “día a día”, desvela que fue él quien pidió fichar por el Leganés y relata su mala suerte en Francia.

0
Rubén Pardo: “No cambio la plantilla del Espanyol por la del Leganés”
RAFA APARICIO DIARIO AS

Uno se topa con Rubén Pardo, tipo de historial llamativo para la Segunda División (formado en la Real, ex del Betis o del Girondins y ex sub-21 con España) y se espera encontrar con un futbolista de ambiciones desatadas al que la categoría de plata se le queda pequeña. Sucede, sin embargo, que Rubén (Logroño, 27 años) tiene ahora un único objetivo en la vida: “Ser feliz entrenando todos los días. Volver a casa y quedarme en casa con mi novia, tranquilo. Lo echaba de menos”, desvela.

Porque el mediocampista del Leganés no lo ha pasado bien en los últimos años. Sin apenas oportunidades en la Real Sociedad, hizo las maletas para fichar por el Girondins en enero, pero en Francia el universo conspiró para alentar su mala suerte. Apenas empezó a coger ritmo, llegó la pandemia y la temporada se canceló. A la vuelta, cuando parecía que tendría un sitio en el equipo, el club despidió al entrenador que lo había pedido (Paulo Sousa) y al director deportivo que lo había traído (Eduardo Maciá).

“El nuevo entrenador me dijo que tendría pocos minutos. Tuve ofertas de Primera, pero cuando salió lo del Lega, llamé a mis repres y les dije que fuéramos a por el Lega, que me gustaba la idea”, añade. Fue así como, contra todo pronóstico y después de muchos años de cacería, los pepineros por fin lo incorporaron a un proyecto en el que empieza a tener mucho peso. Sirva como ejemplo que en los últimos dos partidos ha repartido tres asistencias de gol, aunque LaLiga sólo le cuenta una. “Tú tranquilo que para mí son tres”, bromea antes de ponerse serio: "No cambiaría la plantilla del Espanyol [próximo rival pepinero] por la del Leganés. Voy con los míos a muerte"

Nunca supe si cuando te pitan los oídos es porque hablan bien o mal de uno. ¿A usted le pitan?

No.

Entonces pitarán cuando hablan mal… porque de usted hablan últimamente maravillas.

No, claro que no me pitan. Para nada. (Risas) Estoy en un momento en el que estoy muy bien. Estoy cómodo. Los resultados acompañan. Eso es importante. Hay que seguir.

Vaya dos últimos partidos buenos que le han salido…

Probablemente sean mis dos mejores partidos desde que estoy en el Leganés. He jugado varios días ya. Conozco al club, cómo se trabaja, a los compañeros… Estos dos partidos los he jugado al completo y me he encontrado mejor a cada minuto que pasaba.

La continuidad, que es clave...

Claro que sí. Para un jugador es importante, eso, estar cerca del campo. Saber que es posible que participes cada fin de semana. Pero también te digo: desde que he llegado aquí nadie me ha garantizado que vaya a ser titular cada fin de semana, ¿sabes? Te lo tienes que ganar cada día. El míster lo ha dejado bien clarito desde que llegué.

¿El qué?

Que hay que trabajar entre semana. Que es lo que cuenta. Y es lo que intento. Trabajar a diario y, sobre todo, ser feliz. Aportar todo lo que pueda al equipo. Si el míster me pone, hacerlo lo mejor que pueda.

¿Dónde le gusta más jugar? Dice Martí que usted es de centro, pero ya lo ha usado varias veces en banda…

Hombre… pues yo llevo toda la vida jugando en el centro del campo. Me encuentro cómodo. Ahí me desenvuelvo bien... Claramente ahí. Pero es a lo que vamos: ¿el míster para uno, dos, tres partidos… me necesita en la banda? Pues ahí que jugaré.

¿Qué le dijo cuando lo tiró a un costado?

Llegó y me comentó “Rubén, te vamos a tirar a la banda porque si te posicionas entre el central y el lateral puedes recibir mejor”. Son mil cosas que la gente no sabe, no ve cómo trabajamos entre semana para que todo salga de la mejor manera posible. Por eso me tengo que adaptar.

Y en el centro, ¿mejor de organizador o con un acompañante?

Me gusta estar en contacto con el balón. Tenerla controlada. Cuando pasas del mediocampo dar ese último pase que deje al compañero fácil para centrar o golpear a puerta. Yo me siento bien ahí.

No le gusta eso de ser el único pivote...

A ver, he tenido también momentos en mi carrera en los que he jugado por delante de la defensa, en la salida del balón. Y ahí también me encuentro cómodo, pero sí que es verdad que de medio campo en adelante es donde me siento más cómodo.

Anda la competencia en el Lega como para rechistar con dónde le pongan a uno...

¡Por eso, por eso! Hay muchísima competencia. Desde que he llegado al Leganés me he quedado asombrado.

¿Por?

Joer, porque hay un montón de gente buena en este equipo. Ves el día a día y es increíble cómo trabajan los chicos y la ganas que hay de mejorar. Eso es un plus para el equipo. Hay gente que igual no juega, pero los ves entrenar… ¡y es la hostia lo que aprietan!

A usted ya le ha pasado eso de no jugar...

Es lo que toca. Mira, no jugué ni un minuto contra el Albacete, pero luego trabajas, se lo pones al míster difícil, juegas y eso beneficia a todo el equipo.

¿Tiene el Leganés un centro del campo de Primera?

Bueno… te puedo decir que sí que es verdad que tenemos mucha experiencia en Primera, eso seguro. Y es un plus a la hora de jugar. Por ejemplo, lo vemos con Rubén Pérez.

Rubén es todo un clásico...

Eso es. Ha jugado un montón de partidos en Primera. Yo que me enfrentado contra él y cuando te tocaba decías: “¡Otra vez contra Rubén!”. Pero es que es un jugador que… fuah… yo lo quiero siempre en mi equipo. Le tienes ahí siempre apoyándote y en contra te da cera constantemente.

Pero es un poco pesado incluso de compañero… no para de gritar…

¡Es verdad! Pero eso es bueno, te indica, te corrige todo… pero también te digo, los hay peores.

No me lo creo...

Jugar con Bustinza por detrás… te pone la cabeza como un bombo… Entre Rubén y Bustinza, te diría que Bus es más pesado. En los entrenos son iguales. Tal cual. A Bustinza lo conocía de las inferiores en el País Vasco y no veas… cuando jugabas contra él le decías: “Chaval, cállate ya”.

Y ahora, ¿se lo dice?

Entrenando sí que lo hemos hablado más de una vez, pero claro que no les hemos dicho nada en ese plan. Son cracks.

Gaku y Perea tampoco son cojos…

Eso es. Gaku tiene experiencia en Primera y ahí ha demostrado lo que vale. Y Luis igual, el otro día contra el Málaga hizo un partido muy bueno. Es muy joven y me gusta mucho cómo juega al fútbol.

A usted le costó jugar al principio. ¿Se desanimó? ¿Pensó en llamar al Girondins para volver en enero?

¡Qué va, qué va! ¡Para nada! Yo era consciente de que venía a un equipo con mucha competencia. Era consciente de que era un equipo en el que iba a estar complicado lo de jugar. Era cuestión de seguir entrenando, de ponérselo al míster lo más complicado posible. Todos no podemos jugar. Hay que estar bien para, cuando te toca jugar, rendir.

Si el Lega asciende, usted se queda, así que su objetivo será quedarse, ¿no?

Correcto. Al final es a lo que todos aspiramos. El Leganés y yo. Sería acabar el año de la mejor manera posible. Pero ojo…

¿Qué pasa?

Que estamos en noviembre. Quiero disfrutar mi etapa en el Leganés. Hemos empezado muy bien y aún queda tiempo para mirar al futuro.

Así que a usted lo coloco en el grupo del vestuario del Leganés que prefiere no hablar de ascenso abiertamente. Usted es de los ‘cholistas’ y el partido al partido.

Pues mira, yo soy también partidario de ir poco a poco. Porque ahora dices “Hay que subir sí o sí, tal y cual…” Obviamente todo el mundo sabe qué equipo es el Leganés, de dónde viene el Leganés… Todos, todos somos conscientes de qué hay que hacer. Pero yo soy partidario de ir partido a partido. Trabajar cada semana a full, sacar los tres puntos y estar arriba.

Ojo, que lo de ganar no es sencillo…

Tal cual. Es que Segunda es muy complicada. Lo que nos dará el éxito será ser constantes jornada a jornada.

Hay gente que opina que el Espanyol subirá sí o sí. Que sólo habrá una plaza de ascenso directo porque la otra será perica.

Es lo que te digo. El Espanyol baja de Primera y se le ha ido poca gente. Se ve el arranque de líder que ha tenido. Son 27 puntos los que tiene ya. Están jugando muy bien y tienen gente que te la monta. Te pillan Embarba, Darder o Raúl de Tomás y te gana el partido. Se está viendo.

Así que le sumo a la teoría de una única plaza por el ascenso directo…

A ver, lo que sí creo es que es un candidato muy serio para subir a Primera División. Pero no te puedo decir que subirán seguro, porque esto da muchas vueltas.

Lo raro sería que no fuera candidato con un tope salarial de 45 millones…

¡Claro! Es lo que marca la diferencia. Tener jugadores potentes como los que tienen, que se hayan quedado, gente como los que te he citado antes o Cabrera… eso es clave.

Y sin embargo, si el Leganés gana el jueves, el Lega puede acabar líder.

¡Eso es! Para que veas cómo está la Segunda. Yo nunca había jugado en Segunda. Te dicen que es muy competitiva. Yo decía: “No será para tanto”. Pero desde que estoy aquí me estoy dando cuenta de que es muy, muy competitiva. Vas a casa del último o recibes al último y te pueden ganar. Es increíble.

Pues imagine la amenaza que supone el Espanyol.

Es que contra el Espanyol hay que salir a full. A full… No hay que dejarles nada de nada. Ni que reciban, ni que se giren. Ir a muerte desde el primer minuto.

¿Dará el Leganés mejor cara contra los equipos de la zona alta de la tabla?

Mira, lo que tengo claro es que estamos preparados para jugar contra todos los equipos. Es cierto que si juegas contra un Espanyol pensarán todos: “Hay que dar un plus más de lo que estamos dando últimamente”. Pues sinceramente yo veo al equipo motivado no por ser el Espanyol…si no porque está motivado.

¿De verdad?

Claro, claro. El domingo vamos a Ponferrada y ya te digo yo que estará igual de motivado que contra el Espanyol. Hay que seguir en la línea de trabajar a diario y darlo todo cuando te toca jugar. La clave es siempre salir a muerte y, con esta plantilla, marcar la diferencia.

Acabar líder, ¿es anecdótico o sería importante?

Hombre, siempre te gusta verte lo más arriba posible. Está claro. Yo soy partidario, de todas formas de ir poco a poco. El éxito estará si seguimos peleando y lo más arriba posible toda la temporada. Si en mayo seguimos arriba entonces diremos que ha sido un año bueno. Que merecemos el ascenso. Mira, ¿ahora a cuánto está el séptimo de nosotros?

Cinco puntos.

Ya ves… es que está todo comprimidísimo. Está todo apretado.

Destacaba usted el ataque del Espanyol, pero los números señalan su defensa.

Toma, ¡claro! Los de arriba son buenos, pero los de atrás son incluso más importantes. Son jugadores buenos. Con muchos partidos en Primera y que saben jugar. Meterles mano es complicado. Ellos, si no encajan, con lo que tienen arriba es más fácil ganar.

Le iba a hacer la típica pregunta de a qué jugador del Espanyol dejaría fuera en Butarque… pero quizá se mejor preguntarle a qué media docena de jugadores dejaría fuera…

(Risas) Al final tiene gente muy buena, pero si te soy sincero, no los cambio por los míos. Estoy con mi plantilla a muerte. Todos estamos listos para jugar. Es la clave. En Málaga no jugó Borja, sale Sabin y marca. No juega Gaku y sale Luis y te hace un partidazo.

LaLiga dice que usted sólo lleva una asistencia. No le cuenta los dos pases de gol de Málaga: el del 0-1 y el del penalti.

Ya, ya… lo vi. El 0-1 como fue en propia, no lo cuentan. Y el del penalti iba a meterla Arnáiz y le hicieron el penalti… Pero me da igual… yo me las apunto, no te preocupes.

¿Tenía ganas de que cambiara su suerte? Lo del Girondins fue de aúpa…

Sí, no te voy a engañar. Estaba con unas ganas tremendas de volver a disfrutar. Sobre todo en el día a día volver a ser feliz. Ir a entrenar y disfrutar. Volver a casa y estar con mi novia tranquilo… lo echaba de menos.

¿Qué pasó en Francia?

Mira, salí de la Real, fui allí y cuando ya estaba entonándome, se paró todo por la pandemia. Empezaron luego todas las Ligas menos la francesa. El 22 de junio volvimos a la pretemporada, hago una pretemporada buena, me siento bien y justo una semana antes de empezar la Liga echan al entrenador que me firma y al director deportivo que me fichó…

¡Arrea!

Madre mía… ya llegó un entrenador nuevo. En los tres primeros partidos me puso unos 20 minutos o así. Poco más. Y me dice que voy a jugar poco. Que si me quiero buscar una salida.

Nadie pensó que sería el Leganés.

Sí, sí que es verdad que tuve ofertas de Primera. Tenía varios equipos de Primera que mostraron interés, pero claro, era cosa de esperar. Quedaba una semana de esperar y yo lo que quería era tener algo asegurado. Algo que me hiciera sentir importante.

Y salió el Leganés…

Joer… eso es… le dije a mis representantes: “Por favor, me gusta la opción del Leganés, vamos a por ello, que creo que es un reto importante…” y salió todo perfecto. Genial.

¿Es verdad que santigua antes del partido tantas veces como su dorsal? Ahora lleva el 25…

Joer, es así. Es que cuando empecé a jugar en Primera lo hice, me salió bien, y he seguido así.

Ya, pero cuando llegó al Lega y vio que sólo quedaba el 25…

Yo preguntaba a Txema Indias [director deportivo] y quedaba el 2, el 12 y el 25. Y el 2 no me lo iba a coger, aunque estaba libre. Y como pillaron el 12… pues dije nada, el 25…

¿Alguna vez ha perdido la cuenta a mitad de camino?

No, no. Estoy centrado. Hay compañeros que vienen a animar en ese momento y ni les presto atención. Me concentro. Yo a lo mío.