FRANCIA | AS MONACO

El resurgir de Cesc Fàbregas

El internacional español firmó ayer una de sus mejores actuaciones desde que aterrizara en la Ligue 1 al liderar la remontada del Monaco contra el PSG.

La temporada pasada fue quizá una de las más complicadas de Cesc Fàbregas como jugador. El mediocentro vivió en Mónaco un calvario por la falta de continuidad y sufrió los pitos de su afición cuando tuvo minutos. Los hinchas del conjunto monegasco increparon al exjugador del Barcelona por su supuesta falta de compromiso, unas críticas que se han transformado en elogios tras su exhibición ayer contra el PSG.

Cesc fue uno de los cambios que utilizó Niko Kovac al descanso para cambiar el partido. El Mónaco perdía 0-2 contra el PSG y el técnico croata dio entrada al de Arenys para buscarle las cosquillas al doble pivote formado por Rafinha y Danilo. Fàbregas no solo cambió el rumbo del encuentro, sino que fue una de las claves para que el Mónaco le diera la vuelta al marcador y acabara ganando por 3-2 en un final de infarto.

Un gol, una asistencia, 89 % de acierto en el pase, 3 pases clave y 66 % de éxito en los duelos fueron los números de Cesc contra el PSG. Su inteligencia a la hora de ocupar los espacios, unido a una tranquilidad primorosa para organizar el juego en campo rival, fueron indetectables para el PSG. Cesc, que no ha terminado de asentarse en el once titular del Mónaco debido al gran nivel del doble pivote formado por Tchouameni y Fofana, le dio a Niko Kovac motivos suficientes para que le tenga en cuenta. Una actuación a la altura de los mejores centrocampistas de Europa y que hacen soñar al Mónaco con la segunda plaza en la Ligue 1.