CET

LAREDO - RACING

El derbi más triste del mundo

La COVID-19 nos hurta también poder vivir como se merece un partido que no se repite desde hace 50 años y el Charles recibirá al Racing con su estadio vacío

El derbi más triste del mundo
Nacho Cubero DIARIO AS

En cualquier parte del mundo, en cualquier categoría, desde Londres a Río de Janeiro o a Santa Cruz de la Palma, por ejemplo, un derbi es un partido especial, uno que dura mucho más de 90' y que en las gradas se vive con una pasión especial. Todo eso se lo ha llevado por delante la COVID-19 y los criterios aplicados por el Gobierno de Cantabria para los recintos deportivos en este momento de la pandemia. San Lorenzo, modesto pero recientemente remozado y con un tapiz verde en perfectas condiciones, estará vacío. Medio siglo esperando un Laredo-Racing en Liga y no habrá nadie para verlo en la grada. Menos mal, en estos tiempos de coronavirus y streaming, que está Footters para saciar el hambre de derbi del fútbol cántabro.

El Club Deportivo Laredo llega a la cita contando por derrotas sus tres partidos a domicilio y por victorias los dos encuentros jugados en su estadio, sin encajar siquiera, ante Barakaldo y Real Unión, pero con tres bajas de gran calado, el sancionado Faouzi, y los afectados por la cláusula del miedo (del Racing, no suyo), Miguel Goñi y Saúl García. Los tres, titulares indiscutibles para Manu Calleja. Probablemente, el técnico del Charles no se salga de su habitual 4-4-2 y cambie hombre por hombre: Toboso por Goñi, Felipe Peredo por Faouzi y Juancar por Saúl García, aunque en el extremo también podría tirar de la experiencia y el balón parado de Ricky en lugar de la efervescencia y el uno contra uno de Juancar.

No es tan fácil predecir el plan que prepara Javi Rozada, que lleva tres semanas enseñando un cambio de sistema, de 3-5-2 a 4-4-2, que podría haber quedado todavía más claro tras la lesión de Jordi Figueras. Sin embargo, hay quien sostiene, empezando por Calleja, que al ovetense le costará mucho abandonar una estructura defensiva que le ha permitido dejar su portería a cero, y con un tiro concedido por partido, en los duelos ante el Bilbao Athletic y el Alavés B. Lo que sí parece claro es que el Racing seguirá jugando con dos puntas, que va a debutar Maynau como titular y que regresará al once Álvaro Bustos, una vez superada su rotura fibrilar, casi seguro que esta vez en la banda derecha. Si finalmente Rozada opta por jugar con cuatro al fondo, una de las consecuencias puede ser la de jugar con Pablo Torre como falso extremo izquierdo. En el amistoso de Noja los laredanos ya dieron señales de saber de la importancia del de Soto de la Marina en el juego racinguista. Si entonces le mandaron a rodar por el suelo en unas cuantas ocasiones, no parece previsible esperar otra cosa hoy, con mucho más en juego.

Además del ingrediente fraternal, el duelo tiene el aliciente de los tres puntos en juego, que al Racing le podrían devolver a la lucha por el liderato pese a llevar dos partidos menos y al Charles (viene del Charlestón Fútbol Club, anterior denominación del club pejino) dejarle asentado en mitad de la tabla. Por si faltara algo, en el Laredo hay diez jugadores que han pasado, en un momento u otro de su carrera, por el Racing. Nueve de ellos (Varo García, Faouzi, Puras, Goñi, Ares, Saúl, Resines, David Sanz y, agachado, Iván Argos) posaron para AS con ambas camisetas. El que falta, lesionado, es el veterano Roberto Cano, al que sus problemas físicos todavía no le han permitido estar a disposición de Manu Calleja.

La previa

C.D. Laredo: Pedrero; Resines, Toboso, Borja Ares, Álex Pérez; Peredo, David Sanz, Varo, Juancar; Iván Argos y Vinatea. Suplentes: Puras, Guipu, Nacho Altadill, Manu Ortiz, Diego Marta, Ricky y Siafá.

Racing: Iván Crespo; Ceballos, Matic, Óscar Gil, Maynau; Villapalos, Nana, Álvaro Bustos, Pablo Torre; Balboa y Cedric. Suplentes: Lucas Díaz, Mantilla, Íñigo, Benktib, Martín Solar, Soko, Camus, Cejudo, Jon Ander y Siverio.

Árbitro: Velasco Arbaiza (Comité vasco)

San Lorenzo. El partido se jugará a puerta cerrada por decisión del Gobierno de Cantabria.