LEGANÉS

El hiperactivo puente aéreo entre La Rosaleda y Butarque

Desde 2016 hasta diez fichajes del Leganés han tenido pasado en el Málaga. De ellos, cuatro permanecen en la plantilla de Martí. Con el Athletic, el nexo más intenso al sur de Madrid.

El hiperactivo puente aéreo entre La Rosaleda y Butarque
MARIANO POZO DIARIO AS

El Leganés se reencontrará este sábado (La Rosaleda, 14:00) con el Málaga. Desde el descenso andaluz a Segunda, pepineros y boquerones no se habían visto las caras sobre el césped, pero sí en los despachos. Precisamente la pérdida de categoría del Málaga impulsó una activa relación de traspasos entre ambos. Una suerte de puente aéreo entre Butarque y la Rosaleda que también ha salpicado a otros fichajes que, sin proceder directamente de Leganés o Málaga, compartían como nexo común un pasado en los dos equipos.

Así, hasta diez fichajes del Leganés de los últimos cuatro años (desde el ascenso blanquiazul a Primera) han jugado en las filas del Málaga. Se trata de la relación más intensa tras los fichajes procedentes o con pasaod del Athletic. De los ex malaguistas, cinco lo hicieron justo después de competir en la Rosaleda. Sucedió en la misma temporada, la 2018-2019 coincidiendo con la caída a Segunda de la entidad de Martiricos.

En Nesyri, Recio, Santos, Prieto y Rolan cambiaron ese curso el Camino de la Palmilla por la Avenida de los Once Leones. Sólo este último, Rolan, lo hizo por intermediación de otro club. El Deportivo lo cedió primero al Málaga y después al Leganés. Los otros cuatro pertenecían directamente al Málaga.

En Nesyri y la obsesión de Al-Thani

El caso más sonado fue el de En Nesyri, uno de los fichajes más caros de la historia del Leganés. Los pepineros abonaron cinco millones de euros por su incorporación en un proceso tortuoso anclado por el deseo del jeque Al-Thani de retenerlo por encima de todas las cosas.

Tanto es así, que el ex dueño del Málaga incluyó una cláusula de recompra de 15 millones de euros para el final de esa campaña por si el equipo retornaba a la élite. Sin ascenso la vuelta del marroquí fue inviable. Seis meses después salió de Leganés rumbo al Sevilla por 20 millones de euros, el mayor traspaso de su historia.

Recio también llegó en propiedad previo pago de unos dos millones de euros. El jugador, excanterano del Málaga, aun pertenece al Leganés y, aunque está en su último año de contrato, juega cedido en el Eibar. Si el Lega quiere puede renovarlo antes de que termine el curso y retenerlo.

El medio centro llegó a Butarque poco después de que lo hiciera Santos, entonces propiedad del Málaga. Los andaluces lo cedieron para después venderlo al Coppenhague, club que el pasado verano lo prestó para que retornara al Leganés. Si sus molestias lo respetan, podría estar este sábado en el que un día fue su estadio.

Aquella ‘cosecha’ malagueña en Leganés la cerró Andrés Prieto, tercer portero del Málaga que los madrileños incorporaron cedido para convertirse también en su tercer portero tras la marcha de Serantes. Bajo la sombra de Cuéllar y Lunin, el ahora guardameta del Birmingham no jugó nada más que un amistoso con el Lega. En competición oficial sólo entró en dos convocatorias: ante Atlético y Real Madrid.

Precursores del puente aéreo

Antes de estos cinco casos, hubo otros ex malaguistas que ficharon por el Leganés en su periodo de mayor gloria. Abrió la costumbre Samu García, malagueño llegado del Rubin Kazan y formado en La Rosaleda. El extremo derecho sólo jugó media campaña 2016-2017. Su actuación no fue especialmente brillante.

Después Nordin Amrabat continuó la tendencia en una incorporación que bien pudo acabar en el Málaga. “Quise volver al Málaga, pero no hubo respuesta”, confesó el marroquí a propósito de su no fichaje por los andaluces y su cesión desde el Watford al Leganés.

Ahora en la plantilla de Martí hay cuatro jugadores con pasado malaguista: el citado Santos, Roberto Rosales, Borja Bastón e Ignasi Miquel, aunque ninguno de los cuatro fichó por el Lega directamente del Málaga.

En el lado opuesto Mejías, central venezolano de los boquerones, llegó este verano a la Costa del Sol procedente de Butarque (tiene cláusula del miedo y no podrá jugar el sábado), un camino que ya recorrió en 2018 Koné (también cedido). Alberto Bueno y Erik Morán firmaron por el Málaga en cursos anteriores después de haber tenido un pasado reciente en el Leganés. Todos ellos son pasajeros de este activo puente aéreo entre uno y otro equipo.