ESPAÑA 6-ALEMANIA 0

Alemania mantiene a Löw en el cargo tras el 6-0

La federación alemana considera la derrota ante España como "pinchazo ocasional" y mantiene su confianza en el seleccionador, según anunció 'Bild'.

La cúpula de la federación alemana (DFB) ha tomado una decisión en torno al futuro de Joachim Löw y le ve capacitado para seguir al frente de la Mannschaft a pesar de la histórica debacle frente a la Selección Española (6-0). Tal y como informa el diario Bild en su versión online, la decisión fue comunicada al seleccionador alemán en una reunión de urgencia en la que participaron el presidente, Fritz Keller, el manager, Oliver Bierhoff y el segundo de Löw, Marcus Sorg, después de aterrizar este miércoles en el aeropuerto de Múnich.

Siempre según Bild, la directiva de la DFB tachó lo sucedido en La Cartuja de “pinchazo ocasional“ y seguirá apostando por Löw, al que se pudo ver fumándose un cigarrillo en las afueras de la terminal. El propio seleccionador, que lleva al frente de la Mannschaft desde 2006, ni siquiera llegó a plantearse la dimisión y se ve con fuerzas para seguir construyendo un equipo que pueda luchar por la Eurocopa el año que viene. Ya dejó entrever, nada más caer goleado frente a los de Luis Enrique, que su intención era seguir.

Tenemos que sacar conclusiones de esto. Un equipo joven como éste dispone de la capacidad para desarrollarse de una manera que tengamos un conjunto de alto rendimiento y de lo más competitivo en un futuro. Estoy convencido de ello“, subrayó el míster en la rueda de prensa posterior al partido. La dirección deportiva comenzará con el análisis de la derrota más alta de un combinado alemán en nueve décadas desde ya, manteniendo, una vez más, a Löw en el cargo. Y muy a pesar de numerosos críticos que pedían su cese inmediato.

También se expresó Jürgen Klinsmann, seleccionador alemán entre 2004 y 2006 que contaba con Löw como su segundo. El ex ariete apoyó a su antecesor en el cargo según declaraciones recogidas por ESPN y pidió paciencia a la afición. “No hay ningún tipo de necesidad de un técnico nuevo. Significaría volverse loco por completo. ¿Qué tipo de mensaje sería ése?“, explicó Klinsmann y añadió: “Desde mi punto de vista no existe ningún motivo para entrar en pánico u optar por un nuevo entrenador“.