REAL ZARAGOZA

“Desde el primer minuto el año pintaba a ser largo y duro”

Zapater considera que deben sacar esta situación adelante entre todos: “Debemos hacer autocrítica, mejorar muchísimo y estar unidos. Si todos sumamos, el equipo irá para arriba”.

“Desde el primer minuto el año pintaba a ser largo y duro”
ALFONSO REYES

Alberto Zapater ha atendido a los medios de comunicación a través de una rueda de prensa telemática a la conclusión del entrenamiento. El capitán del Real Zaragoza considera que necesitan una victoria para cambiar la dinámica y asegura que el hecho de que se destituya a un entrenador no puede ser algo bueno: “Tiene que ser un sentimiento de culpa, de saber que las cosas no se han hecho bien, y uno debe sentir esa carga”.

—¿Qué grado de preocupación tiene en estos momentos el capitán del Real Zaragoza?

—Entiendo que tanto al zaragocismo como a los que estamos aquí dentro nos ocupa y nos preocupa esta situación. Tenemos que ganar y cambiar la dinámica. No es día tampoco para mira mucho la clasificación, pero hay que ser realistas y necesitamos esa victoria para cambiar todo.

—¿Cómo está el vestuario en el plano anímico después de la destitución de Rubén Baraja y el hecho de haber caído ya a los puestos de descenso?

—Para cualquier jugador, que se destituya a un entrenador no puede ser algo bueno. Tiene que ser un sentimiento de culpa, de saber que las cosas no se han hecho bien, y uno debe sentir esa carga. Somos un equipo al que ahora mismo cualquier golpe nos penaliza más de la cuenta porque ves que las cosas no salen como nos gustaría, como ocurrió el otro día con el gol del empate. Creo que hicimos un buen primer tiempo, pero te vas 1-1 al descanso sabiendo que has sido superior, no en ocasiones pero sí en control de juego. Llegas al vestuario con esa sensación de que igual no ha servido para nada, cuando con 1-0 hubiera sido diferente. Eso debemos cambiarlo y pensar en positivo. Tenemos que ganar un partido, pensar que las cosas van a salir bien y remar y estar unidos. Todos debemos sumar.

—¿Qué ha cambiado con la llegada de Iván Martínez?

—El problema es que en el fútbol no hay tiempo ni espera a nadie. Veníamos jugando con un 4-4-2 y trabajamos el rombo y el 4-3-3, pero estaba claro que desajustes iba a haber porque en dos días no pudieron trabajar todo lo que les habría gustado. Algo se vio de todo ello y creo que en esa línea el equipo va a crecer y mejorar.

—Hacía mucho tiempo que usted no jugaba de inicio. ¿Cómo se encontró?

—El no tener minutos habitualmente hace que uno tenga que ser más riguroso si cabe en el día a día en cuanto al trabajo para estar preparado. Creo que llevaba más de un mes sin jugar de inicio y lógicamente lo que te dan los partidos no te lo dan los entrenamientos. No es excusa y hay que seguir trabajando y ayudando. No me he perdido ningún entrenamiento y eso hace que estés más preparado si te toca. A partir de ahí, esto es algo que tenemos que sacar entre todos y si todos sumamos, el equipo irá para arriba.

—¿A qué cree que se puede agarrar la afición para recuperar el optimismo?

—Nosotros tenemos que pensar en el día a día y en que el domingo tenemos un partido muy importante. Y a partir de ahí, ir creciendo. Entiendo cómo puede estar la gente. Desde el primer minuto el año pintaba a ser largo y duro y hay que ser realistas. Ahora mismo estamos en una situación complicada, hay que salir de abajo, hay que ganar partidos y no lo estamos haciendo. Para ello hay que hacer autocrítica y mejorar muchísimo. Tenemos que dar todos mucho más y creo que a partir de una victoria, todo el mundo verá todo de otra forma.

—¿Es la hora de que los más veteranos den un paso adelante?

—Sí, pero como he dicho antes esto tiene que ser una cosa de todos, tanto en situaciones buenas como malas. Hay veces que es más importante ese jugador que no suele jugar, pero que está siempre sumando en el día a día y que cuando le toca jugar está más preparado. Es un momento de todos y tenemos que estar unidos más que nunca. Cuando van mal dadas es más complicado todo y creo que los que somos más veteranos no tenemos ningún problema en asumirlo. Lógicamente, los que somos más veteranos tenemos más palos en el mundo del fútbol y la gente más joven son folios en blanco que tienen que ir rellenándose. Seguramente no están acostumbrados, pero esto es fútbol, ahora mismo hay que sacar esto y vendrán días mejores.

—¿Esta plantilla está preparada para afrontar partidos como el del domingo, en los que hay que salir a ganar sin importar el rival porque el equipo ya se encuentra en puestos de descenso?

—Yo pasé por esta situación seguramente con una de las mejores plantillas de la historia del Real Zaragoza y nos fuimos a Segunda. En el fútbol, para muchas cosas no hay una explicación posible ni una lógica matemática. Puede ser que la veteranía sea un grado o puede ser que la juventud lo sea también porque igual le restan importancia y juegan más tranquilos y liberados. Eso va en cada uno, ya que tanto los veteranos como los jóvenes pueden llevar de una forma u otra esta situación. Yo ahora mismo veo a la gente con la ilusión de ganar un partido y creo que todos veremos las cosas de otra forma.

—¿Hasta que punto han podido influir las numerosas bajas que arrastra el equipo?

—Es algo con lo que hay que convivir. Hay que saber que las lesiones están ahí y que van a aparecer a lo largo de la temporada. Pasa todos los años y pasa en todos los equipos. Seguramente ahora con más partidos, más opciones de que eso pase. El fútbol de hoy en día ha cambiado mucho y la forma en la que vive el día a día el futbolista es muy diferente a la de antes. El futbolista de hoy en día es 24 horas en cuanto a todo y se mira todo, pero las lesiones están ahí y seguirán ocurriendo. Lo que hay que intentar es minimizarlas, pero hay veces que es cuestión de suerte.

—El Zaragoza se enfrentará a la Gimnástica de Torrelavega en la Copa del Rey en la semana del 16 de diciembre.

—Ya llegará. Tenemos esta semana larga para trabajar mucho, aprovecharla y preparar muy bien el partido contra la Ponferradina porque tenemos tiempo para todo lo que Iván Martínez quiere de nosotros. La Copa ya llegará.