REAL MADRID

Sergio Ramos-Real Madrid: un culebrón con final feliz en 2015

El 17 de agosto de 2015 se organizó un acto para anunciar su renovación hasta 2020, algo que en aquella época sólo se había hecho con Cristiano.

Sergio Ramos-Real Madrid: un culebrón con final feliz en 2015
PEPE ANDRES

El culebrón para renovar no es algo nuevo en la relación que une a Sergio Ramos y al Real Madrid desde que llegó el verano de 2005 procedente del Sevilla. En 2015 se vivieron unas negociaciones que alcanzaron momentos de máxima tensión en los que llegó a peligrar el acuerdo final. Aquellas conversaciones amenazaron con romperse cuando apareció en escena el Manchester United. El equipo inglés contactó con el entorno del jugador al final de la temporada 2014-15 para ofrecerle un suculento contrato y convertirle en el líder del equipo.

Ramos tuvo momentos de dudas porque la oferta inglesa era tentadora, aunque su deseo siempre fue seguir en el Real Madrid, puesto que pasaba a ser el primer capitán del equipo (Iker Casillas se había marchado ese verano al Oporto). Esa oferta, eso sí, le sirvió al andaluz para presionar aún más al Madrid, que no podía permitirse que se marcharan en pocos meses los dos capitanes del primer equipo. Además, aquel gol de Sergio en la final de Lisboa frente al Atlético (2014) estaba muy reciente en la memoria de la afición.

Ese culebrón tuvo final feliz y se escenificó el 17 de agosto de 2015, cuando el Real Madrid le preparó un acto a Ramos para anunciar públicamente que alargaba su contrato hasta el 2020. El defensa posó sonriente junto a Florentino Pérez. Con aquel gesto el club quería dar aún más galones a su nuevo capitán, puesto que en ese momento el único acto para anunciar una renovación había sido el realizado a Cristiano el 15 de septiembre de 2013. Con el resto de jugadores el anuncio de las renovaciones se limitaba a un anuncio en la página web del club y, como mucho, una foto con el presidente que se distribuía a los medios.

Aquella no fue la última renovación de Ramos. En 2017 alargó su vinculación una temporada más (hasta 2021, el contrato que tiene en la actualidad). Se le mejoró el sueldo. Esa vez no hubo anuncio oficial ni por parte del Real Madrid ni del jugador. La relación entre presidente y jugador era muy fluida y esa vez las negociaciones llegaron pronto a buen puerto, puesto que todas las partes estuvieron de acuerdo desde el principio. Algo que no ocurre ahora...