ATLÉTICO DE MADRID

Felipe, a la expectativa

El brasileño ha visto los últimos cuatro partidos desde el banquillo entre el Atlético y la selección. Savic no jugó con Montenegro por unas molestias musculares.

Felipe, durante un entrenamiento.
EDUARDO CANDEL REVIEJO DIARIO AS

Felipe Monteiro ha vuelto a reencontrarse con el banquillo. El brasileño comenzó la temporada como central indiscutible para Simeone, completando las tres primeras jornadas de Liga hasta tener un primer descanso en Vigo, donde entró a los 50 minutos por Manu Sánchez. Regresaría al once en Múnich contra el Bayern, frente al Betis y ante el Salzburgo hasta alcanzar los 580 minutos disputados de 630.

Sin embargo, el regreso de Giménez tras superar el coronavirus y una lesión muscular le ha hecho perder su sitio. El uruguayo ha entrado en el equipo de forma notable, gol incluido al Lokomotiv y Savic está inconmensurable. El montenegrino es el segundo jugador de campo que más minutos ha disputado (810), solo superado por un Trippier que lo ha jugado todo (900). Simeone dejó un mensaje en la previa al partido contra el Cádiz valorando las últimas suplencias de Felipe: "Buscamos siempre lo mejor que podamos encontrar de cara al partido que vamos a enfrentar. Seguimos lo que el campo muestra, los que menos minutos tengan deben evolucionar en el trabajo para tener más oportunidades y los que más tengan deberán seguir trabajando".

Un mensaje instando a Felipe a mejorar en los entrenamientos, donde el Cholo ya ha dejado claro en varias ocasiones que al brasileño le cuesta mucho coger el estado de forma óptimo. La temporada pasada comenzó sin contar para el técnico hasta que fue evolucionando y con las lesiones de Giménez y Savic se convirtió en imprescindible, acabando probablemente como el fichaje con mejor rendimiento durante la temporada pasada. Esta ha comenzado siendo muy importante, pero sin tener ese nivel de central prácticamente insuperable en el cuerpo a cuerpo sin necesidad de hacer faltas, seguro con balón y excelente en el juego aéreo. Ha dejado algún fallo peligroso en Champions, algo que no ha gustado al Cholo.

Felipe ha disputado únicamente un minuto (en El Sadar) entre los tres últimos partidos del Atlético y el de la selección brasileña contra Venezuela. Pero es consciente de que acabará siendo importante y que tiene que coger esa velocidad de crucero para volver a mostrar su mejor cara. Savic no jugó su partido con Montenegro por unas molestias musculares y a la vuelta de la esquina (el próximo sábado) asoma el Barcelona. Simeone siempre ha abogado por la competencia interna para lograr la mejor versión del Atlético, algo que ahora se está viendo en el centro del campo, y necesita al mejor Felipe para tener que rebanarse los sesos a la hora de elegir a sus centrales titulares. El brasileño no se rinde y tratará de revertir la situación para volver a convertirse en inamovible en el once colchonero.