ESPANYOL

La camiseta de Nico Pareja que reposa para siempre en Cornellà

El central, que acaba de anunciar su retirada, ideó un espontáneo homenaje a Dani Jarque, compañero suyo en el Espanyol, la fatídica noche del 8 de agosto de 2009.

ESPANYOL - VALENCIA  ALEGRIAS SEGUNDO GOL NICO PAREJA
ENRIC FONTCUBERTA DIARIO AS

Llevaba apenas una temporada en el Espanyol, pero su arraigo ya era total. Y su entendimiento con Dani Jarque en el eje de la zaga se había convertido en una de las grandes bazas para alcanzar una milagrosa permanencia. Pero Nico Pareja, que este lunes anunciaba su retirada del fútbol profesional, entregó un pedazo de su alma para siempre al Espanyol aquella madrugada del 8 al 9 de agosto de 2009.

Desde Coverciano, Italia, llegaba la fatídica noticia de la muerte de Dani Jarque. Pareja, a diferencia del resto de la plantilla, la conoció en Barcelona. Había formado parte de la gira, también en el amistoso de tres días antes ante el Nápoles (0-0), pero se iba a perder la visita al Bolonia del día 9 por una causa mayor: la llamada de Diego Armando Maradona, seleccionador argentino, para jugar con la albiceleste en Rusia. Aquel maldito 8 de agosto, el central hacía escala en la Ciudad Condal antes de viajar al día siguiente a Madrid, desde donde la mayor parte de los convocados volarían hasta Moscú.

La Puerta 21 de Cornellà-El Prat, la triste noche del 8 de agosto de 2009.

Pero el jugador del Espanyol, atónito y embargado por la tristeza, por el estupor, tuvo una reacción espontánea. Igual que muchos aficionados pericos, en un tiempo en que las redes sociales no marchaban al ritmo actual, sintió la necesidad de acercarse al estadio de Cornellà-El Prat, el que acababa de inaugurar solo seis días antes. A la puerta 21, que desde ese instante pertenecería al eterno capitán. Y allí, entre velas, flores y mensajes, depositó en un gesto sincero su camiseta.

Pareja abandonaría el Espanyol un año más tarde, precisamente con destino a Moscú, al Spartak, previo homenaje –y manteo– con ocasión del Trofeu Ciutat de Barcelona, ante la Sampdoria, en Cornellà. Y en 2014, ya con el Sevilla, tuvo otro detalle emocionante con Jarque, al exhibir su nombre y dorsal cuando se proclamó campeón de la Europa League, en Italia, el país de la tragedia, como cerrando un círculo.

Nico Pareja, manteado por sus compañeros en la despedida del Espanyol, en 2010 en Cornellà.

Pero su camiseta, aquella que depositó ante la puerta 21, se quedó en el estadio. En el mural que preside el homenaje a Dani Jarque, junto a la estatua del eterno capitán y esa otra camiseta que Andrés Iniesta mostró al mundo en Sudáfrica. Allí, por mucho que uno u otro cuelguen las botas, permanecerán para siempre.