REAL ZARAGOZA

El Zaragoza destituye a Baraja

El club aragonés está intentando convencer a Víctor Fernández para que sustituya al técnico vallisoletano. Iván Martínez se sentará en el banquillo el viernes frente al Oviedo.

El Zaragoza destituye a Baraja
ALFONSO REYES

Rubén Baraja ya es historia en el Real Zaragoza. En una reunión de urgencia, el consejo de administración del club aragonés acaba de decidir la destitución del técnico, a propuesta del director general Luis Carlos Cuartero y del director deportivo Lalo Arantegui, el que hasta anoche era su máximo valedor y que defendía su continuidad a capa y espada, pese a la contundencia de unos números muy adversos.

Baraja, cuyo grado de contestación entre el zaragocismo no tiene comparación en la historia reciente del Zaragoza, deja al equipo en puntuación de descenso y con un bagaje calamitoso de tres puntos de los últimos 21 en juego. No ha dado jamás con la tecla y, tras la derrota en Tenerife, cargó, incluso, contra la actitud de sus futbolistas, lo que al final ha resultado definitivo para su suerte.

El Zaragoza busca ahora un recambio a la desesperada y su primera opción es Víctor Fernández, al que se está intentando convencer en estos momentos para que regrese al cargo tres meses después. El técnico aragonés se encuentra fuera Zaragoza y todavía no ha dado una respuesta definitiva, pero el acuerdo no parece precisamente sencillo.

Por otra parte, el técnico del filial Iván Martínez se hará cargo del primer equipo del Real Zaragoza de forma interina hasta que el club encuentre un nuevo entrenador, sentándonse el próximo viernes en el banquillo frente al Oviedo. Una segunda opción, por si falla Víctor Fernández, es Luis Miguel Ramis.

La cuestión ahora es que el director deportivo, después de la elección fallida de Baraja y haber confeccionado la peor plantilla de estos ocho años en Segunda División, se encuentra en una posición muy débil y varios de los consejeros y accionistas del grupo que rige la sociedad anónima deportiva abogan también por su relevo, pese a tener tres campañas más de contrato.