REAL MADRID

Vinicius aprieta a Hazard

El extremo brasileño reaccionó ante el Inter con una asistencia, ahora que sus minutos corren más peligro. El positivo del belga mejora sus perspectivas.

Vinicius, durante el Real Madrid-Inter de Milán.
JAVIER GANDUL

No se va a rendir Vinicius sin más, al menos no sin dar la batalla ahora que el retorno de Hazard (fuera hasta el regreso del parón tras dar positivo en COVID-19 este sábado) le manda casi inexorablemente al banquillo. Los últimos tres partidos del Real Madrid han dejado al descubierto las cartas de Zidane para el ataque, una vez que el belga ha superado sus problemas musculares: ante el Borussia, Vinicius le cedió el sitio a Hazard en el 70’, a lo que siguieron los duelos contra Huesca e Inter, ambos con el ex del Chelsea titular en el extremo izquierdo. Zidane ya lo avisó el curso pasado: “Ahora está Hazard en su sitio, Vini debe seguir trabajando...”.

Las últimas semanas han supuesto una montaña rusa emocional para Vinicius. Tras empezar la temporada con buen rendimiento y, sobre todo, desterrando su falta de acierto ante la meta contraria (lleva tres goles), el bajón le llegó en el peor momento, coincidiendo con el regreso de Hazard a la actividad normal del equipo. No estuvo bien ni ante el Cádiz (0-1) ni frente al Barcelona en el Camp Nou (1-3) y, en Mönchengladbach, Benzema y Mendy rajaron de él en el descanso, palabras que acabarían saliendo a la luz: “No se la des, juega contra nosotros...”.

Vinicius, con Zidane.

La entrada de Hazard en Alemania mejoró ostensiblemente al Madrid, en contraste con el poco acierto que había mostrado Vinicius. El milagro final (en el 87’, perdía el Madrid 2-0; acabó empatando 2-2) fue toda la señal que requería Zidane para efectuar el sorpasso. Contra el Huesca, el belga arrancó de inicio y desatascó el partido para el Madrid con un zurdazo descomunal.

La reacción de Vinicius

Dejó escrito Newton en sus leyes del comportamiento mecánico que para cada acción hay una reacción en sentido contrario. Y Vinicius, para el que hundirse en el banquillo podía ser definitivo, supo reaccionar bien y, más importante, reaccionar rápido. Heredó el sitio de Hazard (muy gris) ante el Inter en el 64’ y en el 80’ conectó con Rodrygo para hacer el 3-2 final. Una asistencia para apretar al belga y, de paso, a Zidane.

“Vi bien el pase, lo bueno de entrenar siempre juntos es que los movimientos son los mismos”, explicó en una entrevista con el canal brasileño de Youtube Desimpedidos. A sus 20 años, mostró madurez a la hora de valorar las críticas que le suelen llegar: “Son cosas propias de estar en el mejor club del mundo. Un jugador del Real Madrid tiene que estar preparado para eso”.

El positivo de Hazard le deja fuera del duelo contra el Valencia de este domingo, a la espera de una recuperación rápida que le permita volver a jugar al retorno del parón de selecciones. El duelo de Mestalla se abre como una oportunidad perfecta para que Vinicius siga estrujando sus opciones a ojos de Zidane.