REAL MADRID

Beckham sueña con Ramos

El británico, fundador y copropietario del Inter de Miami, pretende al central cuando abandone el fútbol europeo. El de Camas queda libre en junio de 2021.

Beckham y Ramos, en Valdebebas.
DIARIO AS

Sergio Ramos está a meses de finalizar su contrato con el Real Madrid, que vence el 30 de junio de 2021. Las conversaciones entre las partes para extenderlo ya existen, pero de momento sin cristalizar: el Madrid en un inicio ofrecía sólo un año, Ramos quería un compromiso de al menos dos, lo cual choca con la política blanca de renovar año a año a aquellos que superan los 30. Finalmente, el Madrid se abrirá a ofrecerle esos dos años para atar a su capitán.

Pese a que la situación venía invitando al desasosiego, la creencia generalizada en el club se sitúa en que tarde o temprano llegará el acuerdo, que se anunciará después de que se pacte con el vestuario una nueva bajada salarial para hacer frente a las consecuencias económicas de la pandemia de coronavirus. Desde la barrera, sin mucha fe pero sin bajar la guardia, se sitúan los equipos que aspiran a acoger a Ramos, y entre ellos se sitúa un viejo amigo del sevillano: David Beckham.

Ramos y Beckham, en un amistoso de pretemporada en 2011.

El británico, futbolista blanco entre 2003 y 2007 y compañero de Ramos en las temporadas 2005-06 y 2006-07, se ha afincado en Estados Unidos y es el fundador y copropietario del Inter de Miami, la última gran franquicia que ha aterrizado en la Major League Soccer (MLS). Sólo ha participado de momento en la edición de 2020, pero Beckham ya ha logrado atraer talento desde Europa, como Higuaín o el francés Matuidi. Ramos es el siguiente en el punto de mira del inglés, aunque pueda ser prematura, en este punto, su marcha a América.

A Ramos le gusta Miami

Ramos cuenta con interés de equipos importantes de Europa; no en vano, pese a sus 34 años, sigue vigente al máximo nivel, como demostró el curso pasado y sigue haciendo en el presente (ya lleva tres goles y su presencia realza el tono defensivo blanco). Mientras goce de cartel en Europa, su marcha a Estados Unidos es complicada, pero Ramos sí ve con buenos ojos acabar en Miami, ciudad que conoce y que es de su agrado, pues cuenta con amistades en la zona como el propio Beckham o los cantantes Alejandro Sanz y Marc Anthony.

Coincide además con la cercanía del estado de Florida con el Mar Caribe y con la Riviera Maya mexicana, una de las zonas favoritas de Ramos y su mujer, Pilar Rubio, para descansar en vacaciones. Y a todo ello se suma la posibilidad de que sus cuatro hijos puedan estudiar y vivir en Estados Unidos, con todas las puertas que ello puede abrir de cara al futuro, además de la amable fiscalidad del estado de Florida. Por todo ello, Beckham observa con atención la situación, a sabiendas de que el momento de que Ramos y el Inter de Miami se unan puede no llegar aún, pero sin perder ripio por si sonase la flauta antes de tiempo...