LEGANÉS

Palencia, un hallazgo extremo

José Luis Martí ha adelantado la posición de este lateral derecho hasta convertirlo casi en extremo. Lejos de desentonar, ha sido uno de los mejores en los últimos partidos.

Palencia, un hallazgo extremo
PEPE ANDRES DIARIO AS

Sergi Palencia es lateral. Eso dice su ficha de futbolista, ésa que ya antes de jugar si quiera un minuto con el Leganés le colocó la vitola de futbolista importante. Su pasado invitaba a ello. Procedente del Saint Ettienne de la Primera francesa, en el país galo también había jugado en la élite en el Girondins de Burdeos. En ambos casos, con un rol relativamente relevante. En el proyecto pepinero de Segunda estaba, por tanto, llamado a ser un hombre de peso. Y lo está siendo, aunque no de la manera prevista.

En las dos últimas jornadas Martí ha decidido adelantarle de posición. Frente a Sabadell y Mirandés este chaval formado en las inferiores del Barça (allí entabló amistad profunda con Rodri Tarín) no ha ejercido de lateral derecho, sino de interior en ese costado, aunque en verdad su ahínco y ánimo ofensivo le ha llevado casi a jugar de extremo. Y en esta posición, donde nadie le esperaba, se ha convertido en uno de los mejores del Lega de los últimos dos partidos.

Un surtidor en la Nova Creu Alta

Su actuación fue especialmente brillante frente al Sabadell. Pegado a la cal, fue un surtidor constante de centros que provocaron buena parte de las ocasiones claras que tuvo el Leganés. La más cercana de convertirse en gol, el cabezazo con el que Borja Bastón estrelló uno de los tres largueros de esa tarde. Luego, durante la segunda mitad, a Palencia le costó atacar por la falta de continuidad que tuvo el equipo y porque el Sabadell atacó más. Mediada la segunda parte, ya con el 1-0 en contra, Martí retiró del campo a su amigo Tarín y a él, a Palencia, le tocó retrasar su posición para ser, de nuevo, lateral derecho.

La derrota del Lega en la Nova Creu Alta no desanimó a Martí de probar de nuevo con la fórmula y, ante el Mirandés el pasado domingo, el técnico mallorquín volvió a la carga con Palencia de interior y Bustinza de lateral derecho. Esta vez el mecanismos no fue tan eficaz, pero más por las carencias que mostró todo el bloque, plano en el ataque, que por demérito de este futbolista que, sin embargo, cumplió con su cometido de encarar desde el costado y tratar de meter centros. En una de estas jugadas se ganó una amarilla (la segunda que ve en el campeonato) por protestar. La cartulina lo sentenció: Martí le cambió al descanso por Michael Santos.

Un fijo en el equipo

Es el motivo principal para justificar un relevo que, sin cartulina, habría sido más difícil de entender. Porque Palencia cumplió de nuevo y con nota. Como hasta ahora en este Leganés en el que se ha asentado de titular (suma 518 minutos y eso que debutó en la cuarta jornada) en parte por méritos propios, y en parte por la lesión de Rosales en el lateral diestro. Esa posición ahora la ocupa Bustinza y está por ver si, con la baja de Omeruo, el capitán ejercerá de central y Palencia volverá al lateral o si Martí decide perpetuar a este menudo defensa en un espacio más adelantado donde tan buen rendimiento ha dado hasta convertirlo en un descubrimiento extremo.