INGLATERRA

Fábio Silva: el fichaje récord del Wolverhampton, carne de filial

El portugués llegó este verano, del Oporto, a cambio de 40 millones de euros. La presencia de Raúl Jiménez le cierra la puerta y el sub-23 es una opción real.

Fábio Silva cambiaba la calidez de Oporto por un frío Wolverhampton este verano y lo hacía con 40 millones de razones como equipaje: los millones que desembolsó el conjunto inglés por el prometedor delantero. Ahora, casi dos meses después de la oficialidad del fichaje, tres partidos y 40 minutos son su bagaje en la Premier League, acompañados por la derrota ante el Stoke City en la Carabao Cup, su única titularidad. En tanto que Nuno ha reconocido recientemente que podría jugar algunos partidos con equipo sub-23. De cachorro a lobo y de lobo a cachorro en cuestión de meses. Vinicius y Rodrygo, a su llegada al Madrid, vienen a la mente.

Si nos fijamos en la fecha de nacimiento (18 años, 19 de julio de 2002), en la experiencia previa (21 encuentros con el Oporto: 3 goles y 2 asistencias) o en el jugador con el que comparte demarcación (Raúl Jiménez), es entendible. Si recordamos, por el contrario, que se trata del fichaje más caro de la historia del club, por delante del propio delantero mexicano (38 millones al Benfica), el gesto se tuerce un poco más.

Vitinha, otro de los menos habituales para Nuno y también llegado este verano procedente del Oporto, ya jugó a las órdenes de James Collins para el Wolves sub-23 la pasada semana y, a colación de la presencia de este con el 'filial' de los lobos, el entrenador portugués fue cuestionado acerca de la posibilidad de que Silva siguiese el mismo camino, algo que no desmintió el técnico: "Es exactamente lo mismo (...). Si consideramos que es un buen momento para Fábio, lo haremos así. Es una situación que es útil, si tiene sentido hacer uso de ella y puede ayudar al jugador a mejorar", señalaba el de Santo Tomé y Príncipe horas antes del choque de los pupilos de Collins ante el Fulham sub-23, de la 'Premier League Division 2' de este lunes.

Sin hueco, de momento

Finalmente, Fábio no tomó parte en el encuentro, el cual ganaron los lobos por 3-0, pero como bien ha confirmado Nuno, la plantilla sub-23 una posibilidad más que real. No debemos olvidar que en esquema del Wolves solamente tiene cabida un delantero y ese puesto está reservado para Jiménez, una de las estrellas del equipo. Por el momento, los seguidores del ariete de Gondomar tendrán que tener un ojo puesto en el primer equipo y otro en de James Collins para seguir las evoluciones de uno de los talentos emergentes del país vecino.

Es una práctica habitual en el planteamiento del ex del Valencia para con el desarrollo de sus jóvenes promesas, no obstante. Ya que, además del mencionado Vitinha, Ji-Jana Hoever, defensa fichado del Liverpool (como arista de la operación Diogo Jota) y que también ha contado con minutos en la Carabao, ha visto cómo su nombre formaba parte de la plantilla sub-23 del Wolverhampton. Además, el equipo más portugués fuera de Portugal funciona: marcha sexto con 13 puntos, empatado con el cuarto y a solamente tres del Liverpool, líder. Esto dificulta aún más la entrada de jóvenes en los onces de Nuno, ya que si el engranaje está engrasado es más complicado que se toquen las piezas.

Rodrygo y Vinicius, espejos donde mirarse

Su caso recuerda, como decíamos, al de otros adolescentes que dejaron su equipo de infancia para llegar al 'Big-5': Vinicius y Rodrygo. Los madridistas abandonaron su Brasil natal para unirse a la nave blanca, 45 y 40 millones de euros a Flamengo y Santos mediante, y hubieron de probar las mieles del Castilla para foguearse antes de mostrar su fútbol en el primer equipo. Un paso atrás para dar dos adelante, como se suele decir. En el caso de los brasileños, la táctica funcionó y ahora son, por derecho propio, parte del plantel que dirige Zidane. De hecho, Vini está siendo unos de los jugadores más destacados de este principio de temporada. En ese espejo debe mirarse Fábio Silva para no entender su paso por el sub-23 como un traspié en el camino, si no como una manera de coger impulso.