BARCELONA

Un Barça de los 'años de plomo'

Desde 1971, un entrenador debutante no tenía tan malos resultados como Koeman. Van Gaal los igualó en la temporada 2002-03 en su segunda etapa. Fue despedido al final de la primera vuelta.

0

Básicamente, podría decirse que los números del Barça en este inicio de temporada 2020-21 son absolutamente inaceptables en un club que el año pasado manejó más de mil millones de presupuesto y que este año pasará los 800. Dos victorias (Villarreal, Celta), dos empates (Sevilla, Alavés), dos derrotas (Getafe y Real Madrid). Además de una plantilla envejecida en la que nombres como Busquets, Piqué, Alba o Messi empiezan a estar en cuestión, el foco también señala a Ronald Koeman.

El héroe de Wembley apunta cosas. Ha quitado ciertos privilegios, se atreve con ciertos cambios y ha sido valiente con los jóvenes, y especialmente audaz con Pedri. Pero un entrenador, bien lo sabe Koeman, son sus resultados. Y estos demandan más decisiones, especialmente con las vacas sagradas, con un rendimiento bajo en estos primeros partidos de Liga.

Los de Koeman son los peores de un entrenador debutante en el Barça desde la temporada 1971-72, cuando Rinus Michels sustituyó a Vic Buckingham (Montal en la presidencia). Aquel Barça de los años de plomo, con Asensi y Rexach como delanteros, y Sadurní en la portería. firmó un principio de Liga calamitoso en el que sólo fue capaz de ganar a la Real Sociedad en el primer partido (3-0). Luego, perdió en Sarrià ante el Espanyol (3-0), en casa ante Las Palmas (1-2); y en el Molinón ante el Sporting (1-0). Finalmente, firmó dos empates ante el Atlético (0-0) y el Betis. Cuatro puntos (entonces la victoria sumaba dos en LaLiga). La racha se alargaría. Después de ganar al Celta, empató fuera ante el Sabadell y perdió ante Athletic y Valencia. Un empate en el Bernabéu le recuperó. Años de plomo, con un equipo cuyo once tipo formaban Sadurní; Rifé, Gallego, Torres, Costas, Fusté, Alfonsesa, Marcial, Dueñas, Asensi y Rexach.

También hay un Barça con pésimos resultados en una época más reciente. Fue en la temporada 2002-03, aunque en ese caso no estábamos ante un entrenador debutante. Era la segunda etapa de Louis Van Gaal en el banquillo del Barça, que firmó ocho puntos después de las seis primeras jornadas. El holandés sería despedido al final de la primera vuelta. Otro Barça de entreguerras, que acabó la temporada como pudo con Antic y que también estaba en un periodo electoral, antes de la elección de Joan laporta como presidente (Enric Reyna fue el interino).

Los datos permiten pensar que este año el Barça tampoco ganará LaLiga. Desde que se otorgan tres puntos en la competición doméstica, ningún equipo ha sido campeón sumando apenas ocho puntos en seis partidos. Según datos de Míster Chip, además, Ronald Koeman es el octavo peor entrenador, por números, de los 49 que han dirigido al Barcelona en, al menos, seis partidos de La Liga. Hasta 41 técnicos tuvieron mejores resultados que él en sus primeros seis partidos de Primera División con el conjunto azulgrana. El holandés está obligado a mejorar.