REAL MADRID

Falta gol... y meter la pierna

El Real Madrid lidera varias estadísticas ofensivas en LaLiga, pero no le saca rendimiento. Y es de los últimos en las cuestiones defensivas.

Valverde, del Real Madrid, durante un partido.
AFP7 vía Europa Press

El Real Madrid regresa a LaLiga este sábado, ante el Huesca en el Di Stéfano de Valdebebas (14:00 horas), tras su triunfo de la pasada jornada contra el Barcelona en el Camp Nou (1-3). Las cosas marchan para el equipo blanco en el torneo doméstico, a tenor de la clasificación: es segundo, con un punto menos que la Real Sociedad y un partido menos que los donostiarras. Pero al abrir el plano se aprecia que los de Zidane no atraviesan su mejor momento: dos derrotas (Cádiz y Shakhtar), un empate (Borussia Mönchengladbach) y una victoria en los últimos cuatro partidos, que bien pudieron ser tres derrotas si Benzema y Casemiro no llegan a rescatar ese punto en Alemania. Más allá de la euforia del Clásico y del buen posicionamiento en Liga, el desarrollo del juego blanco hasta el momento merece una reflexión y desemboca en una conclusión: falta gol y meter la pierna.

El Real Madrid lidera o aparece en los primeros puestos de la enorme mayoría de los conceptos ofensivos en Liga. Es el equipo que más veces ha disparado (63), el que más grandes ocasiones ha creado (20), el que más veces se ha encontrado con la madera (5) y el que ha completado más regates (89). No encabeza, pero sí ocupa un puesto alto en tiros a puerta (4º, con 27), pases (3º, con 3.490), pases buenos (2º, con 3.040), porcentaje de pases completados (2º, con el 87,11%), regates intentados (2º, con 140) y posesión (2º, con el 59,82%).

Muchas ocasiones, poco acierto

Todo ello ha llevado al Madrid a ser el tercero que más goles ha marcado en Liga (9), sólo por debajo de Real Sociedad (14) y Atlético (10). Pero una estadística muestra una realidad preocupante: el equipo de Zidane es el 12º en acierto de cara a portería (42,86%), es decir, en el porcentaje de disparos que van entre los tres palos (27 de 63); el Barcelona, por ejemplo, mejora ese porcentaje en casi 15 puntos (57,5%, 23 de 40). El caudal ofensivo del Madrid es importante, pero obtiene pocos beneficios de ello, como prueba el hecho de que sólo tres de los nueve goles del Madrid en Liga hayan sido obra de atacantes (dos de Vinicius, uno de Benzema). 

Esa es una parte del problema; la otra está atrás, donde el Madrid concede demasiado en comparación con la temporada pasada. Los de Zidane han dejado la portería a cero en tres de seis ocasiones y han recibido cuatro goles en seis partidos, 0,67 por encuentros; son números similares a los de la Liga pasada (25 goles recibidos en 38 jornadas, 0,66 por partido). Courtois tiene buena culpa de ello, con 19 paradas de momento (el 4º de LaLiga que más), pues al Madrid los rivales le llegan y le rematan: es el 7º en disparos en contra (72) y el 6º en remates a su portería (24). 

La presión, poca y desordenada

Todo deriva de una dificultad general para realizar la presión sobre la posesión rival que también se aprecia en los números: es el 18º en faltas cometidas (61), el 16º en disputas (565), de las cuales ha ganado 310 (el 15º), y también es 15º en recuperaciones de balón (334). Zidane tiene trabajo por delante, pero la meta está más cerca de lo que parece a simple vista: a una mayor compenetración defensiva que el Madrid tiene a su alcance, como ya demostró el curso pasado, necesita unir mayor efectividad en los metros finales, algo en lo que ayudaría una mejora general del rendimiento de Benzema, el regreso de Hazard al once titular y una mayor aportación de otros delanteros, como Jovic, Asensio o Rodrygo.