TENERIFE

Miguel Concepción, inhabilitado para recibir subvenciones

Lo determinó la Audiencia Provincial de Santa Cruz por haber sido condenado por un delito continuado de estafa con las subvenciones en los billetes aéreos.

Miguel Concepción.
JUAN GARCIA CRUZ DIARIO AS

Se siguen acumulando malas noticias para Miguel Concepción, presidente del Tenerife porque la sentencia del 'caso Islas', le deja en un muy mal lugar. Según el fallo de la sección sexta de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife, el empresario no solo ha sido condenado por "un delito continuado de estafa" y obligado a un pago millonario en concepto de multa, sino que ya no podrá recibir subvenciones públicas.

Vale recordar que el directivo palmero ha sido condenado a 23 meses de prisión y el pago de una multa de 3,9 millones de euros por el fraude relacionado con las subvenciones en los billetes (entre 2008 y 2011) de la compañía Islas Airways que era de su propiedad.

Dicha sentencia recoge que Concepción queda inhabilitado "para el derecho de sufragio pasivo y para el derecho a obtener subvenciones o ayudas públicas". También le impedirá "gozar de subvenciones o incentivos fiscales o de la Seguridad Social", según recoge el documento al que ha tenido acceso la Cadena SER y sobre el que cabe recurso de casación en el plazo de cinco días.

Esta determinación, eso sí, no afectaría directamente a las ayudas públicas que recibe el Tenerife de las diversas administraciones, pero existen dudas sobre su rol como administrador tras ser condenado por estafa. En cuanto a su inhabilitación para el derecho de sufragio pasivo, le impedirá concurrir a cualquier elección como cargo público. En cambio, no compromete su opción de presentarse a la reelección como máximo mandatario del club.

Serán los accionistas quienes lo decidan en las próximas elecciones, pero varios colectivos de aficionados ya se han manifestado en contra de su continuidad. El Frente Blanquiazul, por ejemplo, emitió un comunicado oficial en el que pide su dimisión porque “no queremos un estafador”, argumentan. Además, piden que Paulino Rivero no sea su sucesor en el cargo y aseguran que el comportamiento de la Fundación fue "inmoral y puede que ilegal".