HUESCA

Antonio Núñez: ¿Madrid o Huesca? Los dos son mis equipos

Vivió una carrera de película. Convivió con los galácticos, fue moneda de cambio con Owen y se fue al Liverpool para ganar la Champions con Benítez y en Huesca encontró la felicidad.

Antonio Núñez: ¿Madrid o Huesca? Los dos son mis equipos
Jose A. Perez 2014 DIARIO AS

Antonio Núñez vivió una carrera de película. Convivió con los galácticos, fue moneda de cambio con Owen y se fue al Liverpool para ganar la Champions con Benítez y en Huesca encontró la felicidad. Este sábado se enfrentan los dos equipos de su corazón.

¿Qué es de su vida actual?

Hace dos años y medio colgué las botas. Vivo en Huelva, que es donde me retiré. Estoy ligado a algunos proyectos vinculados al fútbol, pero sin estar metido en la rutina de un club. Me gusta trabajar con chavales en una escuela de fútbol.

¿Cómo fueron sus inicios en el fútbol profesional?

Llegué al Real Madrid directamente en el Castilla. Estuve dos años en el filial y otro en el primer equipo. El año que viví en el Real Madrid suponía compartir vestuario con mid ídolos. Todo lo que pasaba, tenía una repercusión enorme. Fue una experiencia única. Jugué poco, pero esa experiencia no te la quita nadie.

¿Qué anécdota recuerda de aquella época?

Anécdotas hubo muchas. Compartía vestuario con Beckham, Figo, Ronaldo y Zidane... La mejor fue la fiesta de cumpleaños de Ronaldo... Fue sonada, estaba toda la prensa del corazón, y es divertido de recordar... ¡Menuda fiesta!

¿Cómo fue su salida de Real Madrid?

Camacho no quería contar conmigo y tenía una oferta del Mallorca y parecía cerrado. Surgió la posibilidad del Liverpool porque me querían como moneda de cambio de Owen. Cuando me lo dijo mi representante no me lo creía. Era salir del Madrid, pero ir a un grande como el Liverpool.

¿Cómo fue ese año en Inglaterra?

No tuve suerte porque me lesioné en el segundo entrenamiento y estuve cuatro meses fuera. Me costó coger el ritmo. Benítez me dio bastantes oportunidades y pude participar en varias competiciones. Fue una experiencia inolvidable, sobre todo por la Champions que conseguimos ante el Bayern de Munich.

¿Qué le aportó esa experiencia?

Me quedo con la cultura que tienen en Inglaterra con el fútbol, pero sobre todo con el Liverpool. Se tiene un gran respeto por el jugador y por el club. El aficionado tiene mucho respeto. Hicimos un gran grupo y en lo personal fue muy bonito.

¿Cómo fueron los siguientes años?

Volví a España sin jugar la Champions pero con el objetivo de volver a Primera. Con el Celta y el Murcia me hice como persona. En Chipre no me llegué a adaptar al fútbol y quería volver a España y el Huesca me dio la oportunidad, allí fui muy feliz desde el primer día.

Recuerda con mucho cariño esa etapa aunque acabó con un descenso a Segunda B... ¿Se imaginaba que el Huesca iba a conseguir todo lo que está haciendo?

Cuando descendimos a Segunda B parecía muy lejano, pero a mi no me sorprendió, porque se hacían muy bien las cosas. No se hacían locuras. Eran muy serios y eso tuvo su premio. Yo me alegré muchísimo porque se lo merecían.

Tras el Huesca, todavía tenía gasolina para rato...

Después del Huesca pasé por el Dépor y logré un ascenso a Primera, que era lo que me faltaba en el fútbol. Luego en el Recre estuve cuatro temporadas y fue sorprendente porque tenía 35 años cuando llegué. Allí hemos vivido una situación muy difícil, porque el equipo ha estado cerca de desaparecer, pero vi una gran unidad y eso me encandiló y por eso vivo allí.

El sábado se enfrentan dos de sus ex equipos.... ¿con quién va?

Es un partido para disfrutarlo. En otros tiempos ver al Huesca contra el Madrid parecería un sueño. Puede pasar de todo porque el Real Madrid es impredecible. El Huesca si es serio puede sacar cosas positivas. Los dos son mis equipos, voy a disfrutar mucho del partido. Me voy a alegrar por el equipo que gane.