ATLETICO

Bruno Lage: "Le pedí a João Félix que metiera 10 goles, al partido siguiente hizo 3... y me vaciló"

Bruno Lage, el técnico con el que hoy delantero del Atlético ganó la liga portuguesa en 2019, le ve como candidato al Balón de Oro en breve y destaca su enorme talento.

Bruno Lage: "Le pedí a João Félix que metiera 10 goles, al partido siguiente hizo 3... y me vaciló"
PATRICIA DE MELO MOREIRA AFP

Bruno Lage fue el técnico de João Félix en el Benfica con el que logró el título de la liga portuguesa en la temporada 2018-19. El técnico portugués le dio confianza y el hoy delantero del Atlético marcó 17 goles en cinco meses de competición y se convirtió en el jugador clave para que el Benfica ganara el título, remontándole 9 puntos al Oporto de enero a mayo.

¿Cuál es el primer recuerdo que tiene de Joao Félix en el Benfica?

Yo no conocía a João Félix. Nunca le había visto jugar, pero ya había oído hablar de él. Decían que era un chico con un enorme talento. Tenía edad para jugar en el filial, pero ya comenzaba a hacerlo en el primer equipo. Yo entonces empezaba a ver los partidos del primer equipo porque era el entrenador del filial. Tres meses antes de coger el banquillo del primer equipo, en un derbi contra el Sporting de Portugal, João entró y marcó un gran gol de cabeza. Fue un centro desde la derecha y él hizo un gran gol remate. Aquello me quedó grabado en la cabeza. Fue un gol que hizo levantar a los aficionados del estadio. A mí también me hizo poner en pie, por la calidad del gol y por la altura que alcanzó. Lo tengo grabado en la memoria.

Y después de aquello, el 3 de Enero de 2019 el Benfica destituye a Rui Vitoria y le nombran a usted entrenador del primer equipo. A partir de ese momento, comienza el despegue de João Félix: metió 17 goles y dio 11 asistencias en cinco meses.

Tres meses después de aquel partido, me hice cargo del banquillo del Benfica. Mi idea fue poner al chico a jugar y darle continuidad para saber lo que él le podía dar al equipo. Yo creía que mi etapa en el Benfica le debía dar tranquilidad al equipo y también continuidad al trabajo de la cantera.

¿Qué grado de importancia le da usted a João Félix en aquella histórica remontada que le permitió al Benfica ganar su último título de liga hasta la fecha?

Fue todo un conjunto de situaciones. Descubrí un jugador de enorme talento, y después de conocerle sentí que tenía que darle una oportunidad y ponerle a jugar un número de partidos para ver si tenía nivel. Todo el mundo sabe lo que pasó. El equipo se reencontró con su juego y con la afición. Hicimos historia con una segunda vuelta fantástica, gracias a los goles y asistencias de João Félix, y también a su talento.

¿Con qué esquema le notaba usted más cómodo?

Nosotros jugábamos con un 4-4-2 y con un 4-3-3. João Félix tiene tanto talento y tanta calidad para jugar entre líneas, en situaciones cerca del área y en zona de finalización, que tenía un porcentaje de éxito muy grande. Con la presencia de él en el equipo ganamos el primer partido y cogimos confianza. Después las piezas empezaron a encajar. Los cuatro jugadores de arriba hicieron cifras de goles fantásticas.

¿Qué necesita para repetir en el Atlético actuaciones cómo la del pasado martes?

Lo más importante es que tenga un contexto donde él se sienta a gusto. Eso es lo fundamental. Jugar en un 4-4-2 o en un 4-3-3 depende las dinámicas.

¿En qué posición se siente más cómodo?

En cualquiera de las posiciones de arriba João rinde a un gran nivel, ya sea en el corredor central o en las bandas. No obstante, yo creo que juega mejor como delantero o como segundo punta. Él siempre busca asociarse con los compañeros y hace movimientos de ruptura para llegar a las zonas de finalización. Es un jugador con un talento fantástico y con un margen de mejora muy grande. Cerca de la portería crea muchas oportunidades de gol tanto para él como para sus compañeros. Posee una gran capacidad de finalización.

¿Hasta dónde cree que puede llegar?

Con su talento va a ser uno de los grandes jugadores del futuro. A veces discutimos quién es el mejor, pues Joao Félix va a ser uno de los grandes, una de las referencias del fútbol europeo y mundial. Nosotros en Portugal tenemos una gran ejemplo como Cristiano.

¿Se le puede considerar a Joao Félix como el sucesor de Cristiano y el próximo líder de la selección portuguesa?

No tenemos que estar diciendo si va a ser el heredero de Cristiano o deja de serlo. Lo que hizo Cristiano es extraordinario y João Félix tiene un largo camino por hacer. Lo más importante es que no tenga la ambición de ser líder de nada, sino que siga evolucionando para mostrar en todos los partidos su potencial. Si lo hace, esa cuestión del liderazgo o de ser reconocido mundialmente va a llegar de forma natural. Con su talento, su forma de trabajar y su humildad, dispone de todo para ser una gran referencia mundial. Ya tiene la presión de un equipo, la de los 120 millones, la de ganar... No hay que meterle también la presión de ser el sucesor de Cristiano.

¿Le ve con categoría como para llegar a ser Balón de Oro?

Claro, viendo todo lo que hizo el martes ante el Salzburgo. Lo que él hizo, es algo que sólo lo consiguen los grandes jugadores. Y aún tiene capacidad para seguir evolucionando en el alto nivel que ya tiene. Hay un conjunto de dos, tres, cuatro jugadores que consiguen estar a un nivel muy alto durante mucho tiempo. Eso es lo que yo creo que Joao Félix puede hacer. Debe tener un rendimiento muy alto mucho tiempo. E insisto, confío en que es lo que va a pasar porque conozco su forma de pensar. Y sé como afronta la presión. Conozco su forma alegre y divertida de entrenar y jugar. Se exige siempre lo máximo. Si con 18 años consiguió ser el mejor jugador joven del año, en un corto espacio de tiempo puede ser candidato al Balón de Oro.

¿Le nota cómodo jugando en el Atlético?

No le sigo tanto. Independientemente de un jugador es importante valorar el trabajo del entrenador. El técnico tiene sus ideas y quiere que el equipo funcione. Esa es nuestra forma de pensar de todos los entrenadores, y los jugadores tienen que poner en práctica todo su potencial.

¿Cree que el primer año le ha podido pesar la adaptación a la liga y a un club nuevo?

El jugador tiene que entender y adaptarse al contexto del club, de la ciudad y del país. Y tiene que hacerlo lo más rápido posible. Eso es lo que Joao Félix está haciendo.

¿Mantienen contacto?

Si, seguimos en contacto, pero no hablamos de fútbol. Le felicito y el me pregunta por mi hijo Jaime. Hablamos de cosas de la vida, pero no le doy consejos porque respeto el trabajo de su entrenador.

¿Cuáles son los puntos débiles de Joao Félix?

Todos los jugadores tienen puntos fuertes y puntos débiles. Él debe esforzarse para mantener un rendimiento muy alto de forma constante y tener continuidad. Necesita sentir la máxima tranquilidad y confianza para consolidar su rendimiento.

¿Usted cree que le puede afectar a su rendimiento haber costado 126 millones?

La presión la tiene desde que llegó a un club profesional con 14 o 15 años, la tuvo al debutar con el primero equipo o al ir con la selección... El hecho de costar 126 millones no le afecta. La presión de su precio es igual que la de jugar en el Benfica.

Y por último. ¿Recuerda alguna anécdota con él?

Sí, recuerdo una graciosa. Él había hecho dos o tres meses fantásticos, pero de repente estuvo dos o tres partidos sin marcar. La prensa empezó a criticarle fuerte. Era sólo un chico de 18 años. Cuando vi que la presión le empezaba a afectar, le llamé a mi vestuario la mañana del partido y le dije: "Quiero que te diviertas, que muestres todo lo que sabes y metas 10 goles hasta final de temporada". Le ganamos al Eintracht 4-2 y él metió tres goles. Después del partido pasó por mi lado y me dijo en tono de broma: "Ya sólo me faltan siete".