BARCELONA 1-REAL MADRID 3

Aprobados y suspensos del Barcelona en el Clásico: Ansu Fati y Busquets, la cara y la cruz

El joven delantero marcó un gran gol y fue el gran peligro ofensivo del Barça, mientras que el centrocampista completó uno de sus peores partidos como blaugrana.

Neto: A pesar de los tres goles encajados, el portero brasileño cuajó un gran partido, con tres intervenciones impresionantes, dos a remates a bocajarro de Kroos y otra más a Sergio Ramos. No se le puede culpar en absoluto en ninguno de los tres tantos.

Dest: Jugó por primera vez en su banda natural y frenó totalmente a Vinicius. El americano demostró muchas de sus virtudes, sobre todo velocidad y capacidad de desborde. El problema es que en muchas ocasiones sus compañeros no le acompañaron, valga la redundancia.

Piqué: Señalado en el primer gol de Valverde, al estar mal ubicado, no estuvo precisamente muy acertado en sus acciones. No vamos a decir que sus declaraciones le hayan pesado en su juego, pero está claro que tampoco le han beneficiado.

Lenglet: Cometió un penalti muy riguroso por un agarrón a Sergio Ramos, sobre todo porque jugadas así se producen dentro del área en infinidad de ocasiones. Aparte de este borrón, el francés estuvo a un gran nivel.

Alba: Quiso jugar el Clásico y no pudo empezar mejor, con una asistencia genial a Ansu Fati. En la primera parte, todo el juego ofensivo se volcó en su banda. Sin embargo, tras el descanso, empezó a mermar su condición física, hasta el punto que acabó siendo sustituido.

Sergio Busquets: Fatal. Uno de sus peores partidos como blaugrana. Lento, incapaz de mover el equipo con criterio, superado en la zona ancha y cometiendo errores no forzados. Koeman tiene motivos más que sobrados para pensar en Pjanic para jugar contra la Juventus.

De Jong: Al holandés le falta continuidad en su juego. Demostró en momentos puntuales su enorme talento, pero también su capacidad de desconexión. Muy irregular y eso siempre es un problema.

Pedri: Al canario le pesó un poco la responsabilidad de jugar un Clásico. No se puede decir que estuviera mal, pero sí que aportó más bien poco al juego ofensivo, colgado casi como interior derecho y más atento a destruir que construir.

Messi: El crack jugó demasiado retrasado y así tiene menos peligro para el rival. Además Casemiro le hizo ya en el primer tiempo un ‘regalo’ para que se fuera al descanso dolorido. Tuvo dos ocasiones claras, pero en ambas Courtois estuvo acertado. Su juego fue de más a menos. En la segunda parte apareció a cuentagotas, contagiado de la impotencia del equipo.

Coutinho: El brasileño tuvo en un franco remate de cabeza la posibilidad de encauzar el partido, pero acabó errando estrepitosamente. No hizo un mal partido. De hecho estuvo muy dinámico y participativo en la recuperación de balones, pero le sigue faltando algo para acabar de convencer a todos.

Ansu Fati: El mejor del Barça. No sólo con un gran gol tras una genial asistencia de Alba sino por todo lo que aportó en el juego ofensivo, partiendo como delantero centro. Le dio un gol hecho a Coutinho, que acabó fallando de forma sorprendente. Lleva once goles en LaLiga y aún no ha cumplido 18 años y marcó el 400 en un Clásico. Koeman cometió un error al sustituirlo en el minuto 80. A partir de su salida del campo, el Barça no jugó a nada.

CAMBIOS:

Dembélé: Se ubicó en la banda izquierda. Corrió como un pollo sin cabeza. No dio una a derechas, pero al menos lo intentó.

Trincao: No era fácil salir al campo con el marcador en contra y teniendo que desbordar ante una defensa cerrada. Sufrió de lo lindo.

Griezmann: Jugó diez minutos. Perdón, estuvo en el campo diez minutos.

Braithwaite: Se colocó como delantero centro. Apenas tocó balón.