ELCHE 2-VALENCIA 1

El 1x1 del Elche: Josan sigue brillando y Edgar Badia, parando

Almirón varió el esquema para mantener la defensa de tres centrales, pero cambió el rombo del centro del campo para jugar con dos pivotes y dos futbolistas abiertos a banda.

Josan ante Vallejo.
Aitor Alcalde

Edgar Badia: apenas tuvo trabajo en el primer tiempo, donde estuvo atento y valiente en alguna salida por alto y fuera del área. Tuvo tres paradas de mérito en la segunda parte y no pudo hacer nada en el gol de Lato. El mejor del Elche en el segundo acto.

Josan: el más destacado del partido. Se estrenó como goleador en Primera División con un tanto soberbio con la pierna izquierda. Robó también la pelota que originó el segundo de Fidel. Excelente en defensa y en ataque. Precioso gesto dedicándole el gol a Nino, que volvió a quedarse sin minutos.

Barragán: sin complicarse, le da normalidad al juego y lo hace todo bien. Segundo partido seguido como central diestro. Sufrió algo más en la segunda mitad con la movilidad que mostró entre líneas Kang-in Lee.

Gonzalo Verdú: el capitán volvió a ser el líder de la zaga ilicitana, salvó un gol de Vallejo en la misma línea de meta. Expeditivo y agresivo en defensa. Su rendiimiento no se ha resentido con el salto de categoría.

Josema Sánchez: fue una de las sorpresas en el once inicial. Completó los noventa minutos tras su lesión en el sartorio. Se le vio algo exigido en lo físico en el primer acto, pero atento al corte y atrevido en las disputadas.

Fidel: sigue sorprendiendo como carrilero zurdo, más ceñido en esta ocasión en tareas defensivas al contar con Rigoni en la primera parte por delante en el centro del campo. Antes del descanso anotó el 2-0 con una pegada perfecta, con la zurda, pegada al palo del portero. Se vació y vio una cartulina amarilla en la recta final

Lucumí: la gran sorpresa en el equipo titular. Jugó en la derecha del centro del campo y se le vio poco, a pesar de la buena primera parte que protagonizó su equipo. Sustituido en el descanso por Tete Morente.

Iván Marcone: líder en el centro del campo. Con el cambio de sistema al 5-4-1, se asoció en el doble pivote con Raúl Guti. Dio personalidad a la medular, robando y dándola fácil, frenando y acelerando cuando tocaba y moviendo de lado a lado, en el primer acto. En la segunda le faltó físico.

Raúl Guti: lo da todo aunque todavía le falta ese brillo que se le supone. La escolta de Marcone le da vida para seguir creciendo y demostrar el porqué ha sido el fichaje más caro de la historia del Elche.

Rigoni: caso parecido al de Lucumí. Por dentro no lució y tampoco está al cien por cien, a pesar de que se le presupone mayor ritmo. Cuando tiene el balón en ventaja se le nota calidad, si bien se espera mucho más de su fútbol. Fue sustituido pronto en la segunda parte.

Pere Milla: se vació durante todo el encuentro, pero alejado de la brillantez y el acierto que demostró en Mendizorroza. En la segunda parte estuvo muy solo arriba y apenas tuvo presencia en el área rival.

Los cambios:

Tete Morente: entró en la segunda parte, sustituyendo a Lucumí, pero el equipo estuvo muy metido atrás y apenas puso mostrar la calidad que viene evidenciando en este tramo inicial de liga.

Koné: volvió a tener una oportunidad, con la entrada en la segunda para refrescar la banda izquierda, con Fidel más adelantado. Limitado en lo técnico y desacertado en el cierre. Tuvo un par de pérdidas que pudieron costar caras.

Mfulu y Dani Calvo: salieron para perder tiempo, con el equipo embotellado.