LIGUE 1

Alerta Camavinga

El mediocentro del Rennes ha sufrido un bajón considerable en su rendimiento que le ha hecho bajar de la nube en la que se encontraba en los últimos meses.

La explosión fulgurante de Eduardo Camavinga se ha ido diluyendo poco a poco a medida que ha ido transcurriendo la temporada. Si durante las dos primeras jornadas el mediocentro del Rennes había brillado con un gol y una asistencia (un gol espectacular contra el Montpellier), su primera convocatoria con la selección francesa y su debut en la Champions League han devuelto a la realidad a un jugador del que hay que resaltar que todavía no ha cumplido la mayoría de edad.

Ayer, contra el Krasnodar, Camavinga jugó uno de los partidos más espesos que jamás se le recuerde. Acumuló varios errores no forzados, no tuvo influencia en campo rival y sufrió bastante para asentarse en el centro del campo. "Estuvo muy nervioso al igual que en su primer partido como titular con Francia", resaltaba L'Equipe en su edición de ayer.

El Rennes no pasó del empate contra el equipo ruso y acabó pagando la falta de eficacia en los metros finales. Camavinga disputó 81 minutos y fue sustituido por Adrien Hunou. El franco-angoleño tuvo un 95 % de acierto en sus pases, completó el 75 % de sus regates (3 de 4) y generó dos "key passes". No obstante, su poca participación en el juego del equipo que entrena Julien Stephan han confirmado una caída de su rendimiento durante el último mes.