REAL MADRID

El Madrid monta su burbuja

El conjunto blanco cierra Valdebebas durante su entrenamiento, pero el Shakhtar, su primer rival en Champions, permite que la Prensa esté presente en el Di Stéfano en su sesión.

La Champions vuelve a Madrid, pero con una sorpresa: el partido que va a medir al Madrid y al Shakhtar se jugará en el estadio Alfredo Di Stéfano, que albergará de esa manera su primer partido de la máxima competición continental. La sede del encuentro será utilizado por madridistas y ucranianos en la previa del mismo… pero de manera diferente: los blancos se entrenarán a partir de las 11:00 de la mañana a puerta cerrada en sus habituales campos de entrenamiento, para que, posteriormente Zidane y un jugador hablen de sus sensaciones anteriores al choque. Es decir, no habrá prensa, salvo los medios oficiales del club, en las instalaciones del conjunto blanco. Lleva siendo así desde el estallido de la pandemia de la COVID-19 el pasado mes de marzo. Desde entonces, la Ciudad Deportiva está bunkerizada para impedir que se produzca un brote de Coronavirus que afecte a los distintos integrantes de los diferentes equipos blancos. Habrá un pequeño matiz esta vez. Como ha acordado el club con la UEFA, la sesión será cubierta por el medio nacional con derechos de la Champions (Movistar) y  cumpliendo la norma UEFA, al tratarse de una zona de entrenamiento dentro de la llamada burbuja del equipo, tanto el cámara como el técnico deben haber justificado un test PCR negativo en las 48 horas de margen preceptivas según el protocolo establecido.

Pero todo cambiará por la tarde: el Shakhtar, que tiene prevista su llegada al aeropuerto de la capital madrileña sobre las 13:00 horas, se ejercitará en el Di Stéfano, situado en las instalaciones de su rival madrileño, desde las 17:30 horas (su conferencia para los medios telemática será a partir de las 17:00 horas), pero con la presencia de prensa en las gradas cubriendo la sesión preparatoria. Curiosamente, varios jugadores del conjunto minero dieron positivo en los test PCR justo antes de irse concentrados con la selección de Ucrania. Dos de ellos, el portero Pyatov y el centrocampista Stepanenko, dieron positivo y estuvieron confinados en sus respectivos domicilios desde el pasado 8 de octubre hasta que la semana pasada volvieron a pasar junto al resto de sus compañeros nuevos test PCR el viernes 16, antes de medirse al Lviv. Antes de viajar a Madrid, todo el plantel ha vuelto a dar negativo en los test PCR.