INGLATERRA

Will Keane, el delantero olvidado del Manchester United

Llegó a estar por delante de Marcus Rashford, pero vio cómo las lesiones le fueron borrando del club y del fútbol. Con 27 años y apenas 70 titularidades, busca su oportunidad en el Wigan.

0
Will Keane, el delantero olvidado del Manchester United

En un mundo paralelo que nunca conoceremos, y que es un ejemplo más, muy cruel, de lo importante que es el 'timing' en el fútbol, o en la vida, Marcus Rashford no debuta contra el Midtjylland aquella noche que empezó con una lesión de Martial en el calentamiento y que se cerró con un doblete del delantero inglés, todavía en edad adolescente, que clasificaba al Manchester United para la siguiente ronda de la Europa League. Y no debutaría no porque Martial no se lesionase, sino porque no estaría ni en el banquillo.

Tres días antes de ese partido, el Manchester United jugó contra el Shrewsbury en la FA Cup. Rashford no estaba ni en la convocatoria. Tampoco se le esperaba todavía, demasiado joven. Quien sí jugó unos minutos fue Will Keane, de 22 años, delantero del equipo filial, ya recuperado de una durísima lesión de rodilla sufrida tres años antes.

Will Keane era el delantero que en Old Trafford pensaban que llegaría sí o sí al primer equipo. Era el delantero centro de la generación que ganó la copa juvenil en 2011, todavía hoy recordada. Allí también estaban Lingard, Johnstone, o incluso su hermano gemelo Michael, hoy central del Everton, por entonces lateral derecho, que lo recuerda así: "Los tres buenos eran Pogba, Ravel Morrison y mi hermano". Will Keane era el goleador y Ferguson le dio la oportunidad de debutar en la Premier League en un partido contra el Blackburn Rovers, antes de caer lesionado de gravedad. Después, un año entero de recuperación y cuatro cesiones en clubes menores, para recuperarse, de las cuales dos fueron así: firmó por el Wigan un viernes y el entrenador, Coyle, fue despedido el sábado; y luego se fue al QPR porque no tenían delanteros y el mismo día firmaron otros tres.

Tres años después, con Pogba en la Juventus y los demás compañeros también fuera del club, ahí estaba todavía Will Keane: contra el Shrewsbury y volviendo a disputar unos minutos con el por entonces equipo de Louis Van Gaal. "Era mi última oportunidad para causar buena impresión", explica. Pero en la segunda mitad chutó un balón al palo que le costó otro año de su carrera, y casi su carrera entera: volvió a lesionarse de gravedad, la segunda en su vida, y se quedó sin ser suplente contra el Midtjylland y, quién sabe, ser titular tras la lesión de Martial en los minutos previos. No sucedió. Keane nunca volvió a vestir la camiseta del Manchester United. Su contrato expiró ese verano.

Entonces surgió Rashford y hasta hoy: la mayor irrupción de Inglaterra en el último lustro, convertido ya incluso en un icono de la sociedad británica. En menos de dos semanas ya era titular indiscutible y a los pocos meses fue el mejor futbolista de su país en la Eurocopa de 2016. Mientras tanto, Will Keane estaba recuperándose de su lesión: "Marcus siempre habría tenido su oportunidad, estaba muy bien considerado", reconoce el delantero inglés.

La duda no recae sobre el nivel de Rashford, incuestionable, sino en cuándo se produjo su debut y cuál ha sido la consecuencia para un tercero. Cuatro años después, Keane ha pasado tres temporadas en el Hull City -una casi entera recuperándose de la lesión- y una más en el Ipswich Town, pero a sus 27 años no alcanza los 70 partidos como titular. Este verano lo ha pasado sin equipo, tras anotar seis goles la temporada pasada. Entrenó durante varias semanas con el Wigan hasta que, finalmente, hace una semana, le ofrecieron un contrato profesional: hasta enero y en tercera división. "Sólo es hasta enero, pero es una buena oportunidad para que juegue muchos partidos en los próximos meses y a partir de ahí ya se verá", asegura Will Keane. Y resulta muy difícil no desear con mucha fuerza que le vaya bien.