ALAVÉS 0-ELCHE 2

Una imagen curiosa: Pere Milla amonestó a Cordero Vega

El delantero del Elche marcó un gol, le anularon otro y envió una al palo, pero la imagen de la jornada fue la tarjeta que le ‘enseñó’ al árbitro del duelo en el minuto 77.

Pere Milla volvió a ser el héroe del Elche, como ya sucedió en aquel duelo final de la pasada liga regular ante el Real Oviedo o como lo fue con el tanto de la victoria ante el Girona, en la final por el ascenso a Primera. Esta vez no sólo marcó el primero de los dos goles del triunfo, sino que protagonizó una de las jugadas más singulares de la temporada.

Corría el minuto 77 de partido y el delantero catalán acababa de enviar al palo, con su pierna izquierda, una contra de su equipo. En el repliegue, el árbitro castigó con una amonestación una falta de Emiliano Rigoni. Cordero Vega, colegiado del encuentro, perdió por el camino sin darse cuenta la tarjeta amarilla. Pere Milla la recogió del suelo y con la mano derecha alzada ‘amonestó’ al árbitro, que con una sonrisa se afanó a recuperarla.

Pere Milla sonrió y a continuación descargó un grito de rabia para lamentar la oportunidad perdida. El ariete catalán fue determinante en el triunfo, completando el duelo, marcando el primer tanto y robando el balón que originó la acción del segundo de Tete Morente. Antes de todo eso le habían anulado un gol por un fuera de juego milimétrico. Quizá de ahí el ‘castigo’ al colegiado.

El que anotó en Mendizorroza, en un duelo inédito en Primera y que suponía el partido 500 del Alavés en la máxima categoría, también fue su estreno goleador en la elite. Una diana con la que quiso recordar a los suyos: “Le dedico el gol a toda mi familia. Esto es un sueño. Ya estuve en Primera con el Eibar y las cosas no salieron como se esperaban; de todo se aprende”. Ahora espera el Valencia.