LEGANES

Vitamina Gaku y otras soluciones para blindar la medular del Leganés

Ante el Girona la ausencia del japonés se dejó notar especialmente. Sin Perea, Martí también pierde presencia en el medio. El técnico podría fortalecer el centro del campo

Vitamina Gaku y otras soluciones para blindar la medular del Leganés
MAURICE VAN STEEN AFP

Ha estado el Leganés pendiente del calendario FIFA con más ahínco de lo que es habitual desde que los pepineros se subieron a la moda de tener internacionales. Gaku Shibasaki es el culpable. Centrocampista de corte creativo y capacidad para engarzar entre medular y delantera, su ausencia tras haber sido llamado por Japón se hizo especialmente notable en el duelo que el domingo perdieron los pepineros frente al Girona (0-1). No fue la única baja que escoció en la franja ancha. También la incomparecencia de Perea, lesionado, mermó a un Leganés famélico en el medio y al que Martí deslizó que podría robustecer precisamente en esa zona para próximos encuentros.

Dice el entrenador mallorquín que por su cabeza pasa reformular el Leganés para restar presencia de hombres ofensivos y plantear alternativas más equilibradas en el medio. “Es una opción”, comentó tras perder y ser cuestionado sobre la posibilidad de usar el 4-2-3-1 como próxima fórmula de juego. Un mecanismo en el que Gaku tiene visos de encajar mejor que el resto como pieza multidisciplinar.

Gaku: medio centro, interior o mediapunta

Lo podría hacer en varias posiciones. La primera, de medio centro acompañante de alguno de los otros pivotes blanquiazules. En sus primeros partidos el nipón fue complemento de otros dos volantes (Perea y Rubén Pérez), pero también ha sabido engarzarse como uno de los tripulantes de la sala de máquinas. Ante el Castellón, por ejemplo, ejerció junto al propio Rubén Pérez.

Gaku puede conectar justo detrás del delantero, en la posición del mediapunta, un rol que todavía Martí no ha explotado. Quizá porque más allá de Gaku, el Leganés no cuenta con un 10 puro. Eraso ejerció con Garitano en ese espacio, pero no es la posición natural del navarro, más acostumbrado a ejercer de interior o incluso por detrás de los delanteros, como enganche.

Por ahora, todos los onces de Martí se han basado en el 4-4-2 o variantes similares al 4-3-3. En este último dibujo (opción, por cierto, que podría enarbolar para las siguientes citas), Gaku ya ha ejercido de interior volcado al costado zurdo, pese a ser diestro.

Dudas tras su periplo con Japón

El caso es que si Martí abraza la opción del 4-2-3-1, el nombre del japonés sería uno de los que más papeletas tendría de blindar el medio campo. Pero para hacerlo en el siguiente duelo ante el Logroñés tendrá que estar en buen estado físico.

Ayer, ante Costa de Marfil, en Utrecht, Gaku disputó los 90 minutos con Japón. También jugó todo el amistoso anterior. Está previsto que hoy se incorpore con el resto de la plantilla pepinera, apenas 48 horas antes de visitar Las Gaunas. No es el mejor de los escenarios.

Se busca pivote defensivo

También está por ver que llegue un Luis Perea que ya no fue titular ante el Castellón y que, contra el Girona, se quedó en la grada por molestias físicas. Tocado, el madrileño es también baja sensible porque es el único pivote de amplio recorrido y perfil defensivo que tiene Martí.

Rubén Pérez puede ejercer de stopper, pero con Martí lleva el timón del equipo. Rubén Pardo es también organizador y Aymane, demasiado joven para (por lo visto hasta hora) gozar de presencia en el equipo. Eraso también puede jugar en esa zona, pero se antoja más un plan B, que una primera opción, aunque Martí haya contado con el navarro para esta función en varias ocasiones.

Ensalada de nombres en la medular pepinera de la que saldrá la solución que parece que tomará el entrenador del Leganés para el sprint de partidos con el que terminará octubre. Cinco citas en tres semanas que marcarán el devenir de los blanquiazules y la continuidad (o no) de las dudas que por ahora han impedido despegar con firmeza el proyecto de Martí en Butarque.