ESPANYOL

La buena estrella de Marc Roca nació en Turf Moor

Ante el Burnley, uno de los clubes que lo pretenden, inició su andadura el canterano del Espanyol en su sobresaliente temporada 2018-19. “Este año nos vamos a divertir”, vaticinó.

0
BURNLEY - ESPANYOL
Gorka Leiza DIARIO AS

Acecha la Premier League, entre otros campeonatos punteros, a un Marc Roca que salvo cataclismo tiene las horas contadas en el Espanyol, en una operación pactada y conveniente para todas las partes, aunque después de dos días ejercitándose al margen este viernes se ha reincorporado al grupo. Y precisamente en Turf Moor, y ante un Burnley que es uno de los clubes que lo pretenden –informó La Grada– nació la versión del canterano que maravilló a medio mundo.

Tras un amplio tramo de la pretemporada farragoso por unas molestias en el tendón de Aquiles, aparecía por primera vez en la temporada 2018-19 Marc Roca el 5 de agosto, en el amistoso que el Espanyol de Joan Francesc Ferrer ‘Rubi’ jugaba ante el séptimo de la Premier League, un Burnley en plena disputa por acceder a la liguilla de la Europa League. El canterano, además, fue titular en un estadio vetusto que rezumaba fútbol inglés por los cuatro costados. Y brilló como pivote único en el 4-3-3 del nuevo técnico. Una demarcación que le daría sus mejores días en el Espanyol.

“Me siento muy cómo en esa posición, porque soy protagonista y toco mucho el balón. Es fácil jugar con los compañeros que tengo alrededor”, razonaba Roca al día siguiente de aquel 0-2 en Turf Moor, con goles de Dídac Vilà y de Sergi Darder. Pero, sobre todo, lanzaba el joven mediocampista un mensaje que se convertiría en todo un presagio: “Este año no vamos a sufrir, nos vamos a divertir todos”.

Ni que decir tiene que la temporada culminó con un Espanyol séptimo en LaLiga, como lo había sido el Burnley en la anterior edición de la Premier, y con un Marc Roca que acababa con la guinda de explotar en el Europeo Sub-21, del que se proclamó campeón siendo la manija de la Selección española. Un año después, aquella buena estrella ya no brilla tanto, al nivel del resto de la plantilla que descendió con el Espanyol, pero el canterano sigue teniendo el suficiente cartel como para convertirse en la venta más segura del club perico. Y Turf Moor es un posible destino.