REAL MADRID 1-VALLADOLID 0

Aprobados y suspensos del Madrid: para Courtois, mata Vinicius

El belga, tres manos de mucho mérito, sujetó al equipo. El brasileño revolucionó y marcó. Jovic ha despertado, Ramos estuvo imperial y Fede sigue al alza.

Courtois. No falta su parada salvadora con 0-0, en esta ocasión en el 54' a Weismann. Y repitió con 1-0, en el 69’, y en el 73’.

Odriozola (cambiado en el 57’). De blanco por primera vez desde el pasado 11 de diciembre. Se comió un desplazamiento en largo en el 8’, pero luego mostró piernas para defender, con una intercepción providencial a Plano en el 28’, y para sumarse al ataque.

Varane. Bien con el balón, por arriba y al corte. En su línea.

Ramos. Muy poderoso por alto, se creció cuando lo hizo también el Valladolid.

Marcelo. Dio alegría a las jugadas, con bastante más profundidad en el segundo tiempo: cuanto más loco todo, mejor para él. El primer tiro de la noche fue suyo y afeó un jugadón en el 63’ con una finalización horrorosa.

Modric. Al inicio, el que más voluntad puso en la construcción, descolgándose también en el área rival. El palo le quitó el 2-0 en el 82’.

Casemiro. No es el que era aún. Aunque ayudó con varias coberturas y saltos ganados, le perdió la imprecisión y algún despiste. Chutó al larguero en el 49’.

Fede Valverde. Se vacía en la presión, corriendo para atrás y atacando como una locomotora. Dejó un disparo en el 11’ y la sensación de que ha regresado al once para quedarse.

Isco (cambiado en el 57’). Más toques que soluciones, su mejor aportación fue el lanzamiento de una contra en el 17’.

Jovic (cambiado en el 57’). Dio la razón a quienes piden un mínimo de continuidad para juzgarle con propiedad. Combinó con Marcelo en el 10’ y suyos fueron tres remates de un equipo muy plano mientras estuvo en el campo: en el 17’, en el 35’ y en el 49’, todos de gran peligro.

Benzema (cambiado en el 87’). Menos influyente que de costumbre. Estuvo cerca de marcar con una rosquita en el 75’.

También jugaron:

Carvajal (entró en el 57’). Apuró línea de fondo una vez y mantuvo el tipo atrás.

Asensio (entró en el 57’). Salido de lesión, cuando apareció aportó mucha chispa, lo que pedía el encuentro para que se moviera el 0-0.

Vinicius (entró en el 57’). Agitó el partido y en el 65’, menos de diez minutos después de pisar el césped, marcó el 1-0. En un eslalon provocó la amarilla de Bruno, al borde del penalti. Tuvo el doblete en otra gran acción individual, pero tiró muy mal.

Mayoral (entró en el 87’). Minutos que corroboran que Zidane ve en él algo muy aprovechable. Por eso se queda y por eso va jugando.