ATHLETIC

El Torino rebaja sus pretensiones para la salida de Berenguer

Empezó pidiendo 12 millones pero ya sabe que el Athletic no va a tirar la casa por la ventana. Ibaigane maneja un gasto cercano a los 8. Ambos clubes acercan posturas.

0
El Torino rebaja sus pretensiones para la salida de Berenguer
MASSIMO PINCA REUTERS

El 'caso Berenguer' sigue su curso en Bilbao. El Athletic sabía que la partida es larga y está jugando muy bien sus cartas. Ya ha avisado al Torino que no va a tirar la casa por la ventana, entre otras razones porque su economía no está para alegrías, y apura los últimos días de mercado sabiendo que el extremo navarro se quiere venir a LaLiga. Ya hay acuerdo con él, pues desea jugar en San Mamés. Al fin ha habido telefonazo este lunes y el club italiano ha pedido 12 millones por el traspaso, un montante al que no va a llegar Ibaigane. Las comparaciones con otros traspasos harían palidecer su gestión: Rakitic ha costado 1,5 al Sevilla, por ejemplo.

En las últimas horas se han intensificado las gestiones y el Torino ya no descarta rebajar sus pretensiones. Desde Italia hasta se apunta a un posible sustituto en caso de que cristalice la venta: se iría a por el uruguayo Gastón Ramírez, del Sampdoria. En ataque se intentará firmar al goleador Roberto Inglese, del Parma.

Ibaigane maneja una partida económica cercana a los 8 millones. La irrupción de Morcillo en pretemporada y sus buenas actuaciones en lo que llevamos de Liga desaconsejan volverse locos por un futbolista de su misma posición. Garitano reclamó hace días un extremo con buen uno contra uno, profundo y con gol. Un perfil que se ajusta bien al del exosasunista. Pero como ocurre con Javi Martínez, que deshoja la margarita en el Bayern con ofertas más jugosas que la de Bilbao, se va a mirar con lupa cada euro gastado.

Además, el Athletic debe resolver estos días las salidas de Herrerín, decidido a probar aventura en el extranjero, y Larrazabal, que apura opciones en Primera. Zarraga bajará al filial. E Iñigo Vicente quiere quedarse y cambiar la opinión de un Garitano que le pide más sacrificio sin balón.