ESPANYOL

La Premier como vía de escape

Con LaLiga en horas bajas, la pretensión del Espanyol de vender por 15 millones a Marc Roca o de que un club pague seis a Raúl de Tomás pasan por el poderío inglés.

0
ESPANYOL  RAUL DE TOMAS ALEGRIA
PACO PAREDES DIARIO AS

Ante un muro económico se han topado las pretensiones de venta del Espanyol, y de otros muchos equipos españoles, durante el mes y medio largo de un inusual mercado de verano que, ahora sí, inicia sus horas más decisivas. Con el 5 de octubre como fecha límite, debe formalizarse una plantilla perica que ahora mismo sufre de problemas estructurales. Y que tiene la Premier League como vía de escape.

La parálisis que sufre LaLiga española, a resultas de la COVID-19 y de un cambio de reglas que no permite computar ventas de los últimos tres años para aumentar el límite salarial, ha impedido hasta ahora que clubes interesados en Marc Roca y en Raúl de Tomás, los principales protagonistas del escaparate perico, se hayan decidido a dar el paso. Es por eso que en el RCDE Stadium, y habida cuenta de que por el mediocentro piden alrededor de 15 millones de euros y de que el delantero querrá cuando menos mantener su ficha de seis millones brutos (reducida por contrato en un 40 por ciento en Segunda), creen que solo en el mercado inglés, que se sostiene como el financieramente más potente de los grandes campeonatos, podrán afrontar montantes tan elevados.

Otra opción es que los movimientos de la Premier League con otros clubes de LaLiga española –como, por ejemplo, el traspaso de Diego Llorente de la Real Sociedad al Leeds– provoquen una inyección de liquidez que sí permita finalmente una oferta ya sea por Roca o por RdT, aunque por sus circunstancias tampoco pueden ser muchos los candidatos. Y cada vez quedan menos días para resolver el entuerto, que en el caso del ariete comportaría además tener que cerrar un sustituto, un goleador, de garantías.

En el caso del Espanyol, a diferencia de otras entidades deportivas, las ventas no solo convienen sino que se convierten en una necesidad para que cuadre definitivamente el tope salarial. A día de hoy, sin ir más lejos, de los cuatro fichajes de este mercado solo dos han podido ser inscritos con normalidad: ‘Miguelón’ Llambrich y Fran Mérida. Óscar Gil tiene dorsal del filial, mientras que Keidi Bare ni siquiera cuenta con ficha, a la espera precisamente de reducir esa masa con salidas como las de Roca o De Tomás.