FÚTBOL FEMENINO

La RFEF planea un fondo para los test de la Primera Iberdrola

Cada club debe regirse según la normativa de su Comunidad Autónoma. La Federación ayudará económicamente en la realización de pruebas.

0
Jugadoras del Atleti.
Atlético

A falta de una semana para que arranque la Primera Iberdrola, la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) ha lanzado un Protocolo Reforzado (aprobado por el CSD) con medidas de actuación socio-sanitarias. El documento no hace referencia a la obligatoriedad de realizar test PCR, puesto que es un requisito que debe cerrar cada club con su Comunidad Autónoma. Así, el ente federativo se muestra dispuesto a financiar las pruebas en el caso de que se exigan por las autoridades públicas. La idea es que la RFEF, que ha recibido una subvención de FIFA de 1,5 millones para afrontar el COVID-19, cree un fondo económico para ayudar a los clubes.

Además, la RFEF apela al principio de autorresponsabilidad y voluntariedad y recomienda realizar una prueba 72 horas antes del inicio de la pretemporada o competición. Por su parte, se especifica que la presencia de público dependerá de la normativa sanitaria de cada comunidad autónoma. Los clubes deberán de actuar de acuerdo a la normativa pública de su territorio, al igual que en el caso de los test y otras limitaciones.

"Se considera una obligación esencial de todos los futbolistas, entrenadores, árbitros, asistentes, auxiliares, empleados en contacto directo con los futbolistas, etc. la comunicación inmediata y precoz al responsable del club y, de estos a la RFEF o la federación territorial según el caso, de cualquier indicio de posibles síntomas sospechosos de la infección del COVID-19, la adopción de medidas de aislamiento inmediato y la no presencia individual en entrenamientos o competiciones cuando se tenga sospecha de estar infectado o se haya estado en contacto con alguna persona de la que hubiera sospechas de estar infectada", indican en su comunicado desde la RFEF.

Para velar por el cumplimiento de este Protocolo y garantizar que se aplique correctamente, al Federación ha pedido a cada club nombrar un Delegado de Cumplimiento del Protocolo (DCP), que debe ser alguien con el suficiente prestigio y autoridad dentro del club para garantizar que todos los integrantes cumplan con las obligaciones establecidas en todas las competiciones, entrenamientos y partidos. El DCP de un equipo deberá comunicar obligatoriamente al árbitro del encuentro, antes, durante o después del mismo cualquier incidencia de incumplimiento de los protocolos. Para el control estrictamente sanitario de las competiciones oficiales de ámbito estatal se crea la figura de Jefe Médico Federativo (JMF) de la RFEF.

La RFEF también ha hecho público cómo actuar si se detecta un caso positivo:

¿Qué hacer si se detecta un positivo?

En caso de que se detecte un positivo en un equipo o durante el periodo de desarrollo de los entrenamientos o durante el calendario de competición de ámbito estatal y carácter no profesional, el Protocolo determina que todos los clubes y los miembros individuales de los mismos están obligados a comunicarlo a la consejería de Sanidad y al ayuntamiento correspondiente, y a la propia RFEF.

Automáticamente hay que seguir el protocolo del Ministerio de Sanidad y/o autoridad sanitaria autonómica, desinfectar las instalaciones e iniciar el rastreo de otros posibles casos positivos.

La resolución del desarrollo de las competiciones regulares, así como las decisiones estimadas en la afectación de la continuidad de la misma será responsabilidad de la RFEF y las decisiones que se adopten serán comunicadas todos los participantes. Para ello se seguirá lo establecido en las correspondientes Normas y Bases de competición

El Protocolo establece también las condiciones en que deben desarrollarse los entrenamientos y partidos, desplazamientos y alojamientos, y el acceso a las instalaciones, fijando números máximos de personas por zonas y colectivos en los estadios y pabellones.