INGLATERRA

El drama de Thiago Silva con la tuberculosis que puso en peligro su carrera y su vida

El peor momento de su vida. A sus 20 años, mientras militaba en el Dynamo de Moscú, contrajo la enfermedad que casi le cuesta su carrera y la vida.

Thiago Silva es y ha sido uno de los mejores centrales de la historia del fútbol internacional. Famoso y reconocido en el mundo entero. Sin embargo, el brasileño estuvo a punto de perder su carrera y su vida cuando contrajo tuberculosis con tan solo 20 años. Militaba en el Oporto, donde ya tenía una tos y síntomas, y fue cedido al Dínamo de Moscú, donde le diagnosticaron la enfermedad. Después vino un largo proceso en el hospital, más de seis meses y un año sin jugar. 

"Esa fue una de las peores experiencias de mi vida. En 2005, mi vida podría haber terminado, pero gracias a Dios superé esa enfermedad y hoy puedo decir que he salido victorioso tanto a nivel profesional como personal. De niño tienes un sueño de jugar como futbolista profesional y cuando me enfermé de tuberculosis parecía que el sueño se acabaría. Ahora puedo decir hoy que soy un campeón no solo en el fútbol, sino también en la vida", explicó. 

“Gracias a Dios que tuve la fuerza para superarlo y curarme. Es difícil hablar de eso porque trae estos recuerdos. Recuerdo mi último día en el hospital. El médico me dijo que no me había curado y que necesitaba una operación de pulmón y que mi carrera futbolística terminaría. Pero gracias a Dios, y al especialista, poco a poco fui mejorando y volviendo. Luego, poco a poco, con dedicación logré jugar al fútbol. Es difícil.", admitió. 

Nueva época: "Vengo aquí como un jugador mayor"

"Vengo aquí como un jugador mayor, así que veo que Frank Lampard y Chelsea quieren un jugador con mi experiencia. Si quieres a alguien como corredor, usaré las palabras de Carlo Anelotti en su fichaje de James Rodríguez. "Si solo quieres que alguien corra, firma a Usain Bolt. 

Y añadió: "Nunca antes me había visto en la Premier League. Eso fue porque personalmente lo vi como un estilo de fútbol difícil. No tenía ganas de jugar en la Premier League. Mi impresión del fútbol que se jugaba era aquel de balones largos, balones altos, tiros lejanos. Y en ese momento no me veía jugando en ese campeonato.

"Haré todo lo posible y contribuiré realmente a este equipo, a este nuevo proyecto. He aceptado este nuevo desafío, va a ser muy bueno para mí. Todo el mundo sabe que mi ambición es pagar en la Copa del Mundo dentro de dos años cuando cumpla 38 años. Es una gran responsabilidad", sentenció.